Seres maravillosos que besan. Chillan. Desordenan. Tienen ideas geniales. Juegan. Se mueven. Brincan. Se ponen cabezones. Caprichosos. Mimosos. Abrazan. Retan. Se despiertan en mitad de la noche… Disfrutan. Y, en ocasiones, sufren. Superhéroes que recogen trastos. Preparan colacaos en mitad de la noche. Chillan. Sonríen cuando están tristes. Dicen que no pasa nada mientras recogen los añicos del jarrón. Trabajan mucho. Leen cuentos entre bostezos. Y, a veces, pierden los nervios.

TDAH EN NIÑOS o  HIPERACTIVIDAD INFANTIL

psicologo-infantil-valencia-tdah2El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es el trastorno de origen neurobiológico más frecuente en la infancia, pues se estima que lo padece un 5 % de los niños. A los niños con TDAH les ocurre lo siguiente: presentan un nivel de actividad muy superior a lo esperable para su edad (hiperactividad), les cuesta controlar lo que hacen, piensan y sienten (impulsividad) y tienen dificultades para concentrarse y prestar atención (inatención). Como las personas somos diferentes, no todos los niños con TDAH son iguales, y en general pueden agruparse dentro de tres tipos: hiperactivo-impulsivo, inatento o combinado.

Existen otros problemas que pueden provocar que un niño se mueva mucho, sea impulsivo o no pueda concentrarse, por lo que es importante que la evaluación la realice un profesional cualificado: un profesional de la psicología infantil o un neuropediatra. Cuanto antes se diagnostique el TDAH, mejor para el niño y su entorno, puesto que se pueden poner en marcha los tratamientos y medidas que le harán funcionar con mayor comodidad. En muchos casos, el TDAH puede mantenerse en la edad adulta, en cuyo caso el asesoramiento de un psicólogo puede ser útil para centrar la atención y controlar la impulsividad, pues el componente de hiperactividad física suele atenuarse con la edad.

PROBLEMAS DE COMPORTAMIENTO Y CONDUCTA

psicologo-infantil-valencia-problemas-comportamientoEn la psicología infantil suele considerarse que el negativismo, la desobediencia y las rabietas son problemas de conducta o comportamiento. Antes de entrar a hablar de cada uno de ellos, es importante hacer una puntualización. El proceso de pasar de bebé a niño es largo y complejo, supone una serie de cambios físicos y evoluciones de nuestras estructuras cerebrales. No se puede pedir a un niño que se comporte como un adulto. Sencillamente, esto no es esperable ni deseable.

Los bebés y niños pequeños no paran, no entienden un no, luchan por sus deseos, se ofuscan cuando no entienden las negativas de los adultos y son básicamente egocéntricos. Esto es normal. Conforme van creciendo y les vamos informando con respeto y cariño de los límites de la vida en comunidad, poco a poco estas manifestaciones van reduciéndose y pueden llegar a mostrarse más razonables y empáticos.

Sin embargo, en ocasiones algunos niños manifiestan estas conductas con tal frecuencia e intensidad, que pueden entrar en la categoría de problemas de comportamiento.

EL NEGATIVISMO

El negativismo es la conducta continua y persistente de un niño de oponerse a las peticiones de los adultos de forma activa pero no agresiva. Existen periodos evolutivos en que las conductas de negativismo son conductas normales y frecuentes en gran parte de los niño. Parte de su socialización consistirá en enseñarle con respeto y con paciencia estrategias para expresar sus deseos de forma constructiva. Los niños utilizan el NO como forma de declarar por primera vez esa individualidad de la que empiezan a ser conscientes. Tanto si está empezando con el NO y notas que pierdes los nervios, como si el negativismo está muy establecido y ha empezado a constituir un problema en tu familia o para tu hijo en otros contextos, nuestras psicólogas pueden ayudarte.

LAS RABIETAS

Las rabietas son explosiones emocionales de los niños ante una negativa por parte de los adultos u de otros niños. Las rabietas son comportamientos completamente normales entre los dos y los cuatro años de edad, y van remitiendo a partir de esa edad. Si tienes hijos, casi con toda seguridad te has tenido que ver sometido a ellas en alguna ocasión. Sin embargo, en ocasiones, se producen con gran frecuencia o intensidad, o se prolongan en años posteriores sin que los padres o a la escuela sepan qué hacer para reducirlas. En nuestro departamento de psicología infantil os enseñarán pautas respetuosas para ayudar a vuestros hijos a controlar sus estallidos emocionales, lo cual mejorará la calidad de la convivencia en casa y la autoestima de vuestros hijos.

LA DESOBEDIENCIA

La desobediencia es otra de las conductas normales de los niños que han superado la fase de las rabietas, a partir de los cinco o seis años. A estas edades, los niños son más conscientes de la propia individualidad y poseen más recursos mentales y verbales para argumentar el porqué no desean hacer algo impuesto por los padres. Esto, en sí, es positivo, pues queremos niños que se conviertan en adultos con ideas propias y con una buena autoestima. Poco a poco iremos explicándoles con cariño y respeto el porqué de algunas normas. Sin embargo, si la situación en casa se os ha descontrolado y no paráis de castigar o reñir a vuestros hijos por este motivo, nuestros psicólogos infantiles pueden ayudaros a que la convivencia en casa sea más agradable y productiva.

PROBLEMAS EMOCIONALES

psicologo-infantil-valencia-problemas-emocionalesCrecer y desarrollarse es un gran desafío para un niño. Dentro de él se encuentran todos los recursos para poder hacerlo. Los niños son fuertes, resistentes y maravillosos. Pero, en ocasiones, los retos de la vida también desbordan a nuestros pequeños. Retos externos, o retos internos. Ningún niño vive en circunstancias idénticas a otro, cada uno tiene retos diferentes debido al lugar donde nace, a su posición relativa en los hermanos, a la relación de pareja que presentan sus padres, a las escuelas y profesores que visita, a los compañeros que le rodean… Pero también retos diferentes en función de su temperamento, de su sensibilidad, de su forma de estar en el mundo. Cuando los retos externos desbordan los recursos internos del niño, éste sufre problemas emocionales. Y esos problemas emocionales necesitan del abordaje de un psicólogo infantil.

ANSIEDAD INFANTIL

Los niños, como los adultos, también pueden tener ansiedad. No saben lo que les pasa, pero no se encuentran bien. Puede dolerles la barriga o la cabeza, tener malestar en los músculos, no poder dormir, vomitar o ir de diarrea. En ocasiones vemos como se chupan las mangas o el cuello de la camisa, se muerden las uñas o no paran de moverse o golpear cosas. Estos pueden ser síntomas de ansiedad. En ocasiones las relaciones sociales en el colegio les superan, o sienten que no son capaces de hacer nada bien. Otras hay alguien que les está molestando. Si tu hijo tiene estos síntomas con frecuencia, puedes hacérselo saber a nuestros psicólogos infantiles, dado que tal vez esté enfrentándose a situaciones que le angustian pero no sepa cómo decírtelo.

TRASTORNO DEL VÍNCULO

El vínculo o apego es la relación emocional que establece el niño con su cuidador principal. Este vínculo permite al niño reducir la ansiedad ante situaciones nuevas para él y le otorga seguridad en sí mismo, en el mundo y tranquilidad. Los especialistas en psicología infantil sabemos de la importancia de establecer un apego seguro con nuestros hijos, pues  un vínculo roto, no establecido o deficiente va a cursar probablemente con un niño inseguro, temeroso del entorno y el futuro. Es lo que en psicología infantil se denomina trastorno del vínculo. Si consideras que tu hijo tiene este problema y por ese motivo se “ porta mal”, te reta, reclama tu atención sin parar, etc… nuestras psicólogas infantiles pueden, sin duda, ayudarle.

ANSIEDAD DE SEPARACIÓN

La Ansiedad de separación es parte del desarrollo evolutivo normal del niño a partir de los 8 meses de edad y acompaña a muchos niños en edad infantil de forma natural. Pero, en algunos casos, se manifiesta de forma muy intensa, persiste en el tiempo y supera lo que cabría esperarse por su período evolutivo. Es entonces cuando podemos sospechar la presencia del denominado Trastorno de Ansiedad de Separación: lo pasan mal cuando saben que van a separarse de sus figuras de referencia, no quieren estar fuera de casa, se resisten a acudir al colegio, y sueñan o temen repetidamente que algo les separará de quienes quieren. Este problema suele iniciarse a partir de los 7 años. La psicología infantil puede poner en marcha tratamientos para superar este problema.

DEPRESIÓN INFANTIL

Tradicionalmente se ha asociado la depresión a los adultos, pero lo cierto es que también puede aparecer en niños y a edades muy tempranas. Sin embargo, los niños tienen su propio lenguaje para manifestarnos que se encuentran mal, no pueden decirnos: “mamá, papá, creo que estoy deprimido”. A menudo, cuanto peor se porta un niño, más atención y cariño requiere, pues la mala conducta en niños muchas veces es síntoma de malestar emocional. Si vuestro hijo está muy irritable o ansioso, si está apático o desmotivado, si le cuesta mucho dormir o le duele la cabeza o la barriga… puede ser buen momento para consultar en la psicología infantil y descartar problemas ocultos en él. Recuerda, la depresión en niños no se manifiesta como en los adultos.

CELOS INFANTILES

Los celos infantiles son una emoción que aparece cuando el niño experimenta un cambio en su entorno más cercano. Puede producirse un desequilibrio en la dinámica familiar como consecuencia del nacimiento de un nuevo hermano. Lo que el niño experimenta es una sensación de pérdida respecto a sus figuras de apego más importantes: los padres. Esta emoción es normal y vuestro hijo seguramente necesitará un tiempo para asimilar la situación. Conviene permitirle expresar los celos con palabras, hablando abiertamente de ellos. No es buena idea animarle a reprimirlos, pues acabará sintiéndose culpable por tenerlos. Si la cosa se desborda y no sabéis cómo manejar esta compleja situación, nuestro departamento de psicología infantil puede ayudarlos.

MIEDOS INFANTILES

Durante el crecimiento del niño aparecen miedos infantiles, la mayoría de los cuales son emociones normales que desaparecen con la edad. Otros se mantienen y pueden desembocar en fobias, necesitando la ayuda de un psicólogo infantil. Miedo a la oscuridad, a los animales, a las tormentas, a la separación de los padres, a la escuela, a las enfermedades o a las relaciones sociales: debemos transmitir a nuestros hijos que todas las emociones, incluidas las negativas, son normales, que no han de sentirse débiles por tenerlas. La base de una buena autoestima está en conocer las propias emociones y gestionarlas adecuadamente. Si estáis preocupados por el origen de los miedos de vuestros hijos, no dudéis en consultar con nuestro equipo de psicología infantil.

BAJO RENDIMIENTO O FRACASO ESCOLAR

psicologo-infantil-valencia-fracaso-escolar¿Qué le pasa a nuestro hijo? ¿Por qué no se centra en los estudios? ¿Por qué saca malas notas?. La mayoría de los padres, como es normal, se angustian ante los suspensos de los hijos o se agobian cuando éstos no quieren hacer los deberes. En muchas ocasiones, recurren al sermoneo o a los premios y castigos para corregir este problema. Sin embargo, nuestro equipo de psicología infantil no está de acuerdo con este enfoque, que no soluciona el problema y genera tensión en la familia y malestar en el niño. Es importante averiguar qué es lo que pasa. Tal vez en el colegio frían a nuestro hijo con deberes y se encuentre agobiado por la presión hacia el rendimiento, puede ser que tenga problemas con sus compañeros que le provoquen ansiedad, frecuentemente se les transmite el estudio como un deber y no como algo divertido… Si queréis salir de esta dinámica, podemos ayudaros.

PROBLEMAS DEL SUEÑO

psicologo-infantil-valencia-problemas-suenoLa mayoría de los trastornos del sueño en niños no son tales, y surgen de la discrepancia entre lo que nuestro hijo necesita dormir y lo que nosotros creemos que debería dormir. El sueño de los bebés y los niños, es un proceso evolutivo. Sobre los cuatro o cinco años, la mayoría de los niños duermen de tirón o reclaman esporádicamente a sus padres por la noche. Pero hasta ese momento pasan por muchas y variadas fases, en las que son normales los frecuentes despertares, los miedos, los deseos por estar en la cama de los padres, las dificultades para conciliar el sueño, etc…

Si estáis muy cansados o muy desesperados, nuestros psicólogos infantiles puede ayudaros a adelantar un poco este proceso con medidas respetuosas con el niño. Por otro lado, en ocasiones existen verdaderos trastornos del sueño: terrores nocturnos (el niño está aterrorizado, con los ojos abiertos, ¡pero dormido!), pesadillas recurrentes, bruxismo (rechinar de dientes), sonambulismo, narcolepsia… En estos casos, es recomendable el asesoramiento por parte de un profesional de la psicología infantil.

PROBLEMAS CON LA COMIDA

psicologo-infantil-valencia-problemas-comidaComo ocurre con el sueño, la mayor parte de los problemas con la comida en niños no son tales, y de nuevo surgen de la discrepancia entre lo que el adulto espera que el niño coma  y lo que el niño realmente necesita comer. Estas inquietudes suelen surgir con la introducción de la alimentación complementaria, que en ocasiones se realiza demasiado pronto o estrictamente, en muchas ocasiones siguiendo las indicaciones del pediatra. Como los niños son personas, y las personas somos diferentes, los ritmos de introducción de nuevos alimentos y texturas no pueden ser iguales para todos.

Si su hijo rechaza la cuchara o muchos alimentos, si la hora de las comidas se convierte en una angustia para los padres y una situación desagradable para el pequeño, nuestro equipo de psicología infantil puede proponeros un pequeño programa que os ayudará a disfrutar de los momentos de la comida, siempre con respeto hacia el niño.

PROBLEMAS CON EL CONTROL DE ESFÍNTERES

psicologo-infantil-valencia-pipi-camaLos psicólogos infantiles sabemos que, si esperamos al momento oportuno, la mayoría de los niños aprenden a controlar sus esfínteres con facilidad.

Ese momento apropiado aparece entre los dos y los tres años de edad, no importa si es al principio o al final de esta franja, con tal de que el niño está maduro para el aprendizaje. Sin embargo ,en ocasiones, los niños tienen problemas para controlar sus esfínteres. Hablamos de enuresis nocturna cuando los niños se hacen pipí en la cama con frecuencia y este problema persiste más allá de los cinco años de edad. A esta edad, la mayoría de los niños suele tener un correcto control de sus esfínteres tanto de día como de noche. Por lo tanto, en estos casos sería interesante asesorarse con especialistas en psicología infantil para encontrar la causa de este problema y buscar la mejor solución. La encopresis es la dificultad para controlar la defecación, y también requiere de atención especializada por parte de un psicólogo infantil. La encopresis y la eneuresis pueden ser primarias ( dificultades para controlar desde el prinicipio) o secundarias ( aparecen después de un adecuado control de esfínteres).

DIFICULTADES DE APRENDIZAJE

psicologo-infantil-valencia-dificultades-aprendizajeExisten niños que tienen  dificultades importantes en la adquisición y utilización del lenguaje, la lectura, la escritura, el razonamiento o las habilidades matemáticas. Los niños con dificultades de aprendizaje pueden tener un cociente intelectual normal pero su rendimiento escolar ser muy insatisfactorio. En ocasiones pueden mostrarse muy movidos o con poca coordinación, con problemas de atención o concentración, agresivos e inhibidos socialmente, además de las dificultades concretas en la lecto-escritura o en las áreas matemáticas.

El diagnóstico ha de ser siempre confirmado por el pedagogo o un especialista en psicología infantil, quien es el encargado de diseñar un tratamiento en coordinación con el centro educativo, con el objetivo de : enseñar habilidades con modelos no tradicionales, enseñar estrategias compensatorias o tratar los problemas emocionales o familiares asociados.

AUTISMO INFANTIL

psicologo-infantil-valencia-autismoCuando en el campo de la psicología infantil hablamos de niños con autismo, estamos hablando de niños que presentan una serie de alteraciones semejantes pero que pueden manifestarse de forma diferente.  En general, estos niños tienen problemas en las capacidades de reconocimiento y comunicación social, así como patrones repetitivos de actividad y fuerte tendencia a la rutina. Los niños con autismo muestran dificultad para relacionarse con otros niños de la misma edad y mantienen poco o nulo contacto visual. Tienden a evitar el contacto físico y con frecuencia no responden al ser llamados por su nombre. En ocasiones no tienen lenguaje y, si lo tienen, presenta alteraciones. En la conducta de los niños autistas se evidencian estereotipias (movimientos repetitivos), poca tolerancia a la frustración y risas o llantos sin motivo aparente. También pueden presentar hiperactividad o, por contra, ser muy pasivos. No tienen juego simbólico y carecen de juego creativo. La mayoría de estos síntomas de autismo pueden aparecer al año y medio de edad, comenzando con retrocesos en el desarrollo del niño. Ante cualquier duda, hay que acudir a un especialista en psicología infantil para que evalúe los síntomas y descarte o confirme trastornos del espectro autista o similares, pues la intervención temprana es esencial.

Psicólogos Valencia

Psicólogas Valencia

Somos cuatro psicólogas, un coach y una nutricionista.
Seis mentes piensan mejor que una. Creemos en la sinergia de un gran equipo. Pero, sobretodo, ya creemos en ti.

Apai Psicólogos

Psicólogos Valencia
Dirección: Carrer de Russafa, 14
46004 Valencia
Teléfono: 963 94 47 95
Email: info@apai-psicologos.com
Gabinete de psicología

Llámanos
Como llegar