Como psicólogos, te diríamos que la característica esencial de una fobia social es un miedo acusado a situaciones sociales o a actuaciones en público por temor a que nos resulten embarazosas. En ocasiones tenemos miedo a hacer el ridículo, enrojecer, sudar, trabarnos al hablar, quedarnos en blanco o tartamudear.

Cuando tenemos fobia social, enfrentarnos a estas situaciones nos produce una respuesta inmediata de ansiedad. Cuando somos adolescentes o adultos y padecemos este trastorno podemos reconocer que nuestro temor resulta excesivo o irracional, pero los niños no suelen ser capaces de valorar la desproporcionalidad de su miedo.

Las situaciones sociales o actuaciones en público acaban convirtiéndose para nosotros en motivo de evitación, si bien otras veces podemos soportarlas con mucho esfuero, miedo o angustia.

Existen dos tipos de fobia social. La fobia social generalizada: cuando los temores se relacionan con la mayoría de las situaciones sociales. La fobia social focalizada cuando el temor se da sólo en determinadas situaciones.

El diagnóstico puede efectuarse por parte de un psicólogo sólo en los casos en los que el comportamiento de evitación, el temor o la ansiedad de anticipación interfieren marcadamente con la rutina diaria del individuo, sus relaciones laborales y su vida social, o bien genera un malestar clínicamente significativo. Como en el resto de trastornos psicológicos, un trastorno sólo es tal si interfiere en la vida del individuo y disminuye su calidad de vida.

fobia-social-psicologos-en-valencia

El tratamiento psicológico de la fobia social se basa en lo que los psicólogos denominamos ley de la habituación. La especia humana es la especie que mejor se habitúa a cualquier ambiente o situación. Si enseñamos a la persona a comportarse en las situaciones temidas y después a dejar de evitarlas y poner en práctica lo aprendido de forma reiterada, la persona se habitúa y su ansiedad se reduce a niveles normales. La base del tratamiento psicológico es la exposición, que consiste en acudir con un psicólogo y luego en solitario a las situaciones temidas. En algunas ocasiones, previamente el psicólogo entrena a la persona en las habilidades sociales necesarias par encarar dichas situaciones con comodidad. Otro componente importante del tratamiento en una fobia social el en trabajo que los psicólogos denominamos cognitivo, que consiste en encontrar los pensamientos irracionales que están generando el miedo y animando a las evitaciones, suelen ser pensamientos anticipatorias de ansiedad, pensamientos que se dan en la propia situación y pensamientos que se dan después de la situación y que la evalúan negativamente.

Llámanos
Como llegar