Desobediencia en los niños

La desobediencia es una conducta habitual del desarrollo infantil  temprano, en especial a partir de los 2 años.  A esta edad los niños  comienzan a ser conscientes de su individualidad y poseen más recursos mentales y verbales para argumentar el porqué no desean hacer algo  impuesto por los padres. A priori es positivo, pues queremos niños que se conviertan en adultos con ideas propias y con una buena autoestima. Pero a veces esta conducta se convierte en un problema debido a la intensidad o duración y requiere de ayuda externa para que la convivencia familiar o escolar no se resienta.

Poco a poco iremos explicándoles con cariño y respeto el porqué de algunas normas. Los psicólogos distinguimos entre varios estilos parentelas en la crianza, algunos de ellos provocan más tensiones en la familia y más desobediencia en los niños, motivo por el que pasamos a explicarlos. Existe un estilo parental autoritario, en el que los hijos deben hacer lo que dicen los padres porque estos son los adultos y punto.

niño con ansiedad

¿Qué es la desobediencia infantil?

Se entiende la desobediencia infantil como el rechazo de un niño a acatar una orden recibida por parte de un adulto en un lapso determinado de tiempo. Puede manifestarse en la negativa a detener una actividad ya iniciada, en la insistencia en realizar conductas que se saben prohibidas o en el rechazo a realizar tareas obligatorias.

¿Por qué son desobedientes los niños?

Los niños aprenden que deben obedecer para evitar el castigo, por lo que aprende lo que hay que hacer y lo que no pero no interioridad la razones. Este estilo autoritario de criar puede desembocar en rebeldía, rebeldía que acabará en desobediencia en los niños. Si el niño siente que su opinión nunca es tenida en cuenta, se irritará y podrá internalizar el problema en forma de baja autoestima, resentimiento e inseguridad, o externalizar el problema en forma de desobediencia y rebeldía.

¿Cuándo se manifiesta la desobediencia en la infancia?

La desobediencia, como característica del desarrollo infantil normal, aparece a partir de los 2 o 3 años de edad. En esta etapa emerge la conciencia de identidad y aparece una creciente necesidad de autonomía personal que favorece la aparición de conductas de desobediencia. Pasada esta franja de edad, determinados factores del niño o del entorno pueden provocar el enraizamiento de esta conducta y desembocar en un trastorno negativista desafiante.

¿Cómo lidiar con la desobediencia infantil?

Como indica la revista de Psicología Clínica con Niños y Adolescentes, el estilo educativo y de crianza que adoptan los progenitores y las ideas y creencias que tienen acerca de la desobediencia infantil, pueden tener un impacto en esta conducta evolutiva, ayudando a extinguirla del repertorio conductual del niño a medida que madura o favoreciendo que se enquiste en una lucha de poder.

La respuesta autoritaria frente a la desobediencia de los niños

El estilo autoritario parte de la creencia de que los hijos deben acatar las órdenes de los progenitores porque estos son los adultos. Si los niños se rebelan frente a esta imposición, desde el estilo autoritario se recurre al castigo. Ante un estilo autoritario basado en el castigo los niños aprenden a obedecer para evitar la sanción, es decir, aprenden lo que hay que hacer, pero no interiorizan las razones por las que hay que hacerlo. El estilo autoritario puede tener repercusiones internalizantes o externalizantes para los niños. Si el menor canaliza el malestar por el autoritarismo hacia fuera, éste desembocará en rebeldía, que acabará provocando una conducta de desobediencia. Si el niño siente que su opinión nunca es tenida en cuenta también podrá internalizar el problema en forma de baja autoestima, resentimiento e inseguridad.

Estilo parental condescendiente

Otro estilo parental es el condescendiente. Los padres condescendientes son inseguros, temen herir en exceso a sus hijos o decepcionarles, por este motivo actúan con ellos como amigos y no son capaces de educarlos con firmeza. Un patrón condescendiente genera confusión en el niño o límites engrandecidos, el niño está confundido respecto a lo que puede hacer, a lo que tiene derecho a hacer y puede tener problemas de conducta o ansiedad.

Estilo parental negligente

En el extremo hay padres que se muestran negligentes. No están verdaderamente interesados en la educación de sus hijos, no se muestran cercanos a ellos, por lo que los hijos no tienen vinculo seguro con las figuras de apego y tienden a buscar otros vínculos emocionales con sus amigos. Esto, en función del grupo de referencia que encuentren, puede generar graves problemas de comportamiento.

.

¿Cómo prevenir la desobediencia infantil?

Un estilo parental adecuado para prevenir la desobediencia infantil y el resto de problemas emocionales y de conducta debe ser un estilo firme pero empático y razonador. El niño debe tener claro lo que puede hacer y lo que no, esto le dará seguridad. El niño debe entender que hay razones para las normas. Esto no quiere decir que haya que razonarlas todas, pero sí debe entender que no es un “porque sí, o porque lo digo yo”. Unos progenitores cariñosos pero firmes son la mejor prevención para problemas de desobediencia en los niños.

¿Cómo me puede ayudar un psicólogo infantil?

La tarea de los psicólogos infantiles ante problemas de conducta como la desobediencia es doble: por un lado, asesorarán a los progenitores sobre las pautas de crianza más adecuadas favoreciendo un estilo firme pero cariñoso. Por otro lado, trabajarán con el menor para aumentar su capacidad de gestión emocional ante los conflictos y les enseñarán conductas adecuadas para resolver situaciones cotidianas en el entorno familiar, escolar o social.

Prevenir la desobediencia infantil

El estilo parental adecuado, para prevenir la desobediencia en los niños y el resto de problemas emocionales y de conducta, debe ser un estilo firme pero empático y razonador. El niño debe tener claro lo que puede hacer y lo que no, esto le dará seguridad. El niño debe entender que hay razones para las normas. Esto no quiere decir que haya que razonarlas todas, pero sí debe entender que no es un “porque sí, o porque lo sigo yo”. Los papás cariñosos pero firmes, son la mejor prevención de los problemas como la desobediencia en los niños.

Sin embargo, los papás crecimos en una familia determinada, con un estilo parental determinado, y esto, en ocaciones, nos confunde respecto a cómo debemos actuar con nuestros propios hijos, pues llevas interioridades muchas valoraciones y conductas de las que muchas veces nos somos conscientes.

¿Cómo me puede ayudar un psicólogo infantil?

Los psicólogos os ayudamos a acercaros al estilo parental más adecuado y nuestras dos psicólogas infantiles en Valencia ayudarás a vuestros hijos a sentirse cómodos y seguros dentro de las normas normales de convivencia.

 

Psicólogos en Valencia APAI

Plaça de l´Ajuntament, 8, 3, 46002 València
Teléfono: 963 94 47 95
Email: info@apai-psicologos.com

Gabinete de psicología en Valencia capital

 

Psicólogas Valencia

Somos cinco psicólogas, una nutricionista, una dietista y un coach.

Ocho mentes piensan mejor que una. Creemos en la sinergia de un gran equipo especializado. Pero, sobretodo, ya creemos en ti.

Llámanos
Como llegar