Negativismo Infantil

El negativismo, como conducta, puede ser de tipo pasivo o de tipo activo. El negativismo pasivo consiste en rechazar y oponerse a las peticiones, solicitudes o incitaciones de otras personas. El negativismo activo representa, por contra, el hacer justo lo contrario de lo que la otra persona le pide o le solicita. En los niños, el negativismo supone oponerse de manera continua y persistente a las peticiones de los adultos de forma activa pero no agresiva.

Las conductas de negativismo son normales en todos los niños, sobre todo entre los dos y los cuatro años de edad; de hecho ésta es una de las quejas más frecuentes de los padres en la consulta de un psicólogo. En estas edades, el niño comienza a tomar conciencia de que es un ser individual, separado de sus padres y, por tanto, con voluntad propia. Por este motivo, quiere sentirse independiente y ejercer su libre albedrío.

niño con ansiedad

¿Por qué aparecen conductas de negativismo en los niños?

Como tiene sus propias ideas y deseos, pero es un niño pequeño con una capacidad de entender los peligros y las normas sociales limitada, muchas de las cosas que desea hacer le son negadas (no toques eso, no saltes en el sofá, no vayas por el suelo, no te metas eso en la boca, etc.) y muchas de las cosas que no desea hacer, le son pedidas o impuestas (come ahora, duérmete ahora, vístete ahora, saluda ahora, etc.).

Es entonces cuando aparecen las típicas conductas de negativismo activo o pasivo. Casi todos los niños pasan por conductas de negativismo.

Trastorno de Negativista Desafiante

Sin embargo, algunos niños muestran un negativismo tan extremo que pueden ser diagnosticados de lo que los psicólogos llamamos Trastorno de Negativista Desafiante. Este trastorno consiste en un patrón persistente de conductas negativistas, hostiles y desafiantes a las autoridades, ha de ser excesivo para el contexto sociocultural concreto del niño y  para su nivel de desarrollo y ha de provocar deterioro significativo en algunas áreas de su funcionamiento (social, familiar, escolar, etc.). El diagnostico de este trastorno de negativismo desafiante requiere que los problemas se den desde, al menos, seis meses.

Cuatro conductas típicas del trastorno

También es necesario que se produzcan, al menos, cuatro de las conductas típicas del trastorno, entre las que podemos nombrar: pérdidas frecuentes de nervios, discusiones constantes con las figuras adultas, acciones de molestar repetidamente a otras personas, criticar a los demás por sus errores, mentir para eludir deberes o responsabilidades, enfados frecuentes con otros, sentimientos constantes de venganza y rencor. Este trastorno de negativismo desafiante se presenta más en niños que en niñas, y alcanza entre un 2-15% de la población infantil.

¿Cuándo consultar a un psicólogo?

Aunque este trastorno puede tener un componente genético, resulta fundamental el ambiente familiar y el modo en que los padres responden a las conductas del niño. Es aquí cuando resulta importante que un psicólogo asesore a padres sobre las maneras de interactuar en este reto. Los psicólogos también ayudarán al niño a expresar sus emociones de forma más adaptativa, le entrenarán en métodos de control de malestar , etc.

Nuestro equipo de psicólogos en Valencia cuenta con dos psicólogas infantiles con experiencia en este trastorno y con amplia trayectoria en terapia familiar.

 

Psicólogos en Valencia APAI

Plaça de l´Ajuntament, 8, 3, 46002 València
Teléfono: 963 94 47 95
Email: info@apai-psicologos.com

Gabinete de psicología en Valencia capital

 

Psicólogas Valencia

Somos cinco psicólogas, una nutricionista, una dietista y un coach.

Ocho mentes piensan mejor que una. Creemos en la sinergia de un gran equipo especializado. Pero, sobretodo, ya creemos en ti.

Llámanos
Como llegar