ANSIEDAD

1 marzo 2019

De espaldas al mundo,

Cómo vive una persona con Trastorno de Personalidad por Evitación

A la mayoría de las personas no nos gusta que nos rechacen o que nos humillen. Nos gusta agradar y que nos aprecien. No obstante, al vivir en sociedad, hemos aprendido que no sólo no puede gustarse a todo el mundo, sino que incluso hay personas que te rechazan, critican o desprecian abiertamente.

Aun prefiriendo el aprecio al desprecio, podemos convivir más o menos con éste último. Sin embargo, para una persona con Trastorno de Personalidad por Evitación, el miedo al rechazo, la burla o la humillación es tan elevado, que dificulta su vida diaria y le lleva a aislarse y protegerse de modo extremo, interfiriendo en muchas áreas de su vida.

Temperamento, carácter y personalidad

Para poder entender lo que es un trastorno de personalidad, es importante detenernos en términos que la gente suele mezclar pero que representan conceptos diferentes. Estamos hablando del temperamento, el carácter y la personalidad.

El temperamento

El temperamento es, básicamente, una cuestión biológica. Viene determinado por cuestiones genéticas y constitucionales, es decir, innatas y no aprendidas. Podemos tener un temperamento que busca continuamente sensaciones nuevas, con un temperamento que lo que prefiere es evitar situaciones de malestar, con un temperamento que necesita de las recompensas externas para mantener conductas, con un temperamento tenaz que mantiene el esfuerzo pese a las dificultades, etc… o todo lo contrario.

El carácter

El carácter tiene un origen completamente diferente, haciendo referencia a la influencia del entorno familiar, social y cultural sobre la persona. Así como el temperamento es la dimensión biológica de la personalidad, el carácter es la dimensión psicológica de la personalidad. Dentro del carácter estarían los esquemas, que son aprendizajes tempranos muy importantes, que tienen relevancia en los trastornos de personalidad.

La personalidad

La personalidad es, en definitiva, la mezcla del temperamento y el carácter, es decir, el resultado de nuestras características genéticas y nuestros aprendizajes psicológicos. Es esta mezcla la que nos hace diferentes de otros, la que nos hace únicos y es un forma de pensar, sentir y comportarnos personal e idiosincrásica. La personalidad sana es aquella que, aun teniendo una forma de ser reconocible y estable, es capaz de adaptarse o de cambiar en momentos en que la situación así lo requiere.

Los trastornos de personalidad

En los Trastornos de Personalidad, por el contrario, la persona no puede bajarse del modo rígido que tiene pensar, sentir y actuar en determinadas situaciones, aun cuando éstas lo requieran.

Qué es un trastorno de personalidad

Cuando una persona tiende a sentir, pensar y actuar de un modo rígido, inflexible, diferente a lo que se espera en su cultura, y de modo prolongado, se dice que tiene un trastorno de personalidad. Sentir, pensar y actuar así, interfiere en su capacidad para manejarse en el mundo y relacionarse con los demás, así como para desempeñarse profesionalmente. Estos patrones tan rígidos comienzan a ser visibles en la adolescencia. En función del grado de rigidez, esto problemas pueden ir de leves a graves.

El trastorno de personalidad por evitación

En el caso concreto del Trastorno de Personalidad por Evitación, el núcleo del problema es la certeza interna que tienen de que hay algo inadecuado en ellos y que los demás les rechazarán. Esta certeza genera temor y angustia. El temor y la angustia, generan aislamiento y evitación progresiva de situaciones y personas. Ansiedad, depresión y otros problemas psicológicos pueden acompañar a este trastorno.

Este trastorno sería la expresión extrema de la ansiedad social. Hay personas que tienen algún tipo de ansiedad en situaciones sociales, esto es relativamente frecuente, siendo el miedo a hablar en público o a ser el centro de atención un problema común. Este miedo, sin embargo, puede extremarse en base a situaciones traumáticas o debido a las evitaciones sistemáticas de las relaciones sociales por miedo a pasarlo mal, y puede llegar a convertirse en una fobia social. En personas biológicamente vulnerables y con eventos muy traumáticos al principio de su vida, la fobia social puede acabar derivando en un Trastorno de Personalidad por Evitación.

Tratamiento psicológico del trastorno de personalidad por evitación

Los psicólogos vemos cómo estas personas sienten mucha ansiedad pero, a la vez, se sienten culpables por estar ansiosos. Piensan que deberían poder controlar esa ansiedad, que son débiles o –de nuevo- inadecuados por no poder hacerlo. También saben qué camino deberían seguir para mejorar sus vidas, son conscientes de que deberían hacer cosas, enfrentarse a retos, luchar… pero la ansiedad y el miedo al rechazo y a hacerlo mal les paraliza. Al final del camino, de nuevo se sienten culpables y menos que los demás por no enfrentarse a la vida. Como solución temporal, a menudo sueñan cómo cambiará su vida en un momento determinado… que nunca parece llegar.

Hay un interesante trabajo psicológico a realizar cuando acuden a consulta de un psicólogo, un trabajo de crecimiento personal y superación, un trabajo de ampliar los límites autoimpuestos de su mundo, de ayudarles a sentirse progresivamente más seguros.

También te puede interesar

Claves para detectar y vencer la ansiedad

Aunque pueda sonar extraño, no siempre detectamos la ansiedad cuando la tenemos. Esto es así porque puede manifestarse de formas diferentes y algunas de ellas son más conocidas que otras. La gente suele relacionar la ansiedad con sensación de ahogo, taquicardia o nerviosismo, pero no son estos los únicos síntomas que puede presentar.

Tiroides, depresión y ansiedad

Estamos en una sociedad con cierta tendencia a “psicologizar” las vivencias. Con la tiroides, pasa algo así. Los términos utilizados por los psicólogos han trascendido a la cultura popular, y todos tenemos a mano las palabras estrés, ansiedad, depresión…

TDAH en adultos

La mayoría de personas dirían que el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es cosa de niños. Sin embargo, el 3,4% de la población general tiene este trastorno, aunque la mayoría no lo saben.

Apai Psicólogos

Centro de psicólogos en Valencia

Plaza del Ayuntamiento 8, 2º,3ª
46002 Valencia centro
963 94 47 95
info@apai-psicologos.com

Gabinete de psicología en Valencia capital

Psicólogas Valencia

Somos cinco psicólogas, una nutricionista, una dietista y un coach.

Ocho mentes piensan mejor que una. Creemos en la sinergia de un gran equipo especializado. Pero, sobretodo, ya creemos en ti.

Llámanos
Como llegar