Hermanos:

¿peleas en casa durante la cuarentena?

El roce hace el cariño, pero también hace saltar chispas.

Tras unas semanas compartiendo espacio y tiempo de forma continua las discusiones entre hermanos son inevitables.

Te damos unos consejos breves para intentar mejorar la relación entre ellos.

MOMENTOS SEPARADOS

Esto es muy fácil entre niños más mayores o adolescentes (que habrán hecho de su habitación su guarida),  pero en el caso de los más pequeños suelen buscarse aunque sea para reñir. En la medida de lo posible es conveniente que hagan alguna actividad de forma separada: mientras uno juega con los legos en la habitación, otro ayuda a cocinar… De esta forma también garantizamos que tengan su momento de atención individualizada por parte de papá o mamá.

LOS "INTOCABLES"

Si el “me lo ha roto” o “me lo ha cogido sin permiso” es la canción de moda del momento  haz una lista con tus hijos de 3 o 4 objetos que son suyos y no tienen por qué dejar a nadie. Puedes incluso apartarlos físicamente (a un estante alto donde el pequeño no llegue, por ejemplo). El resto de juguetes se comparte por defecto, con el único compromiso de tratarlos con cuidado.

REFUERZA LO POSITIVO

Recuerda decirles lo orgullosa que estás de verlos ayudarse, lo contenta que te pone verlos jugar juntos o lo asombrado que estás después de ver lo bien han resuelto ese conflicto. No hace falta grandes fiestas, sino explicar de forma detallada qué nos ha gustado: “me he fijado que esta mañana le has ayudado a tu hermana a buscar la muñeca que había perdido, ha sido un gesto muy bonito”. De esta forma será más probable que se vuelva a repetir.

NO TE CONVIERTAS EN JUEZ DE SUS PELEAS

Si es simplemente una discusión intenta dejar que lo arreglen entre ellos. Puedes ayudarles siguiendo estas pautas:

Reconoce su enfado: “uf, veo que os estáis enfadando”

Cuenta de forma neutra el punto de vista de ambos.

Describe el problema sin juzgar y con mucho respeto: “me parece un problema a resolver, ya que los dos queréis jugar a los mismo”.

Expresa tu confianza en su habilidad para encontrar una solución: “estoy segura de que podréis encontrar una manera de resolverlo”.

Sal del cuarto: no le des más atención de la necesaria.

Si la cosa va a más:

Si acaba en gritos o insultos. Separación física inmediata. Con voz calmada “veo que os está costando estar juntos, es mejor que os separéis durante 5 minutos para calmaros” No entramos a valorar qué ha pasado: “ya me lo contáis cuando estéis más tranquilos”

Si hay agresión física no le des tu atención al agresor sino al agredido : “déjame ver tu brazo, pobre de ti. Tu hermano debe de aprender a decir lo que necesita utilizando palabras, no pellizcos. Ven, vamos a ponerte un hielo” y los separamos físicamente hasta que las cosas se calmen.

¿Te gustan nuestros artículos?

Ana Borja Royo

Psicóloga infanto-juvenil

 

¿Has roto con tu pareja durante la cuarentena?

El desgaste y los roces en la convivencia durante el periodo de cuarentena han contribuido a que algunas parejas no hayan podido llegar unidas al periodo de desescalada o aprovechen el reencuentro para romper. Si tu pareja no tenía problemas previos la decisión puede...

Cambios de humor durante la nueva normalidad

Ha llegado la "nueva normalidad" Pero las emociones van a ser fluctuantes Son muchos los retos a los que nos vamos a enfrentar INDICACIONES PARA REGULARNOS EMOCIONALMENTE EN ESTA ETAPA Identifica y expresa Empieza por identificar qué emoción te invade y cuál puede ser...

Psicología en tiempos de COVID: qué hemos aprendido

Hace unos días entrevistaron a nuestra directora, Mª José Miguel,  en ProntoPro sobre la historia de Apai Psicólogos y el futuro de los gabinetes psicológicos en un panorama como el actual. Fue una entrevista exigente, recordando los inicios, los motivos que la...

Llámanos
Como llegar