Llegamos al final del 2020, un año marcado por el Covid-19 que, además, traerá unas navidades muy diferentes para todos y todas. Pero algo que no va a cambiar este año es la ilusión y las ganas de los más pequeños de la casa por la llegada de la navidad, de Papá Noel y de los Reyes Magos cargados de regalos.

Pero, alguna Navidad tiene que ser la primera en la que los niños y las niñas se planteen la existencia de estos personajes de ficción.  ¿Cuándo es el momento?, ¿y ahora qué le digo?, ¿estarán preparados?, ¿cómo les explico la verdad sobre los reyes magos? Queremos resolveros todas estas cuestiones a lo largo de este artículo.

Normalmente son los propios niños y niñas los que empiezan a preguntar y curiosear  cuando su pensamiento abstracto empieza a desarrollarse, y ya no le encuentran sentido a que todos estos personajes lleguen en una noche a todas las casas del mundo.

Es en el entorno, en el parque o en la escuela, donde empiezan a escucharse rumores donde otros niños y niños aseguran saber la verdad y no son capaces de guardar el secreto.  Es cierto que hay algunos niños o niñas que lo utilizan como burla sobre otros que aun creen fervientemente en estos personajes, pero las burlas suelen ser muy temporales, y si vemos que nuestro hijo o hija está sufriendo es importante contarles la verdad, siempre con mucho tacto y mimo.

A qué edad se deberían enterar

Si pensamos en el desarrollo normal de los niños y las niñas, hasta los 4 años no tendrán ninguna duda sobre la existencia de Papá Noel y  los Reyes magos. El pensamiento abstracto aún no está desarrollado y básicamente se creen todo lo que les decimos. Es a partir de los 6 años cuando empiezan a surgir las primeras dudas de manera espontanea, antes o después de las fiestas navideñas.  A partir de los 8 años es  cuando han madurado lo suficiente para empezar a sospechar s que es realmente imposible que estos personajes sean de carne y hueso. Entre los 8 y los 14 años se termina de desarrollar el pensamiento abstracto,  por lo que entorno a los 10-11 años es ya muy poco común que los niños crean aun en los Reyes Magos.

 

Cómo se lo explico

Es muy importante que cuando los niños y las niñas tienen curiosidades o nos plantean dudas sobre este tema o cualquier otro,  debemos responder a esa  inquietud, ofreciéndole una respuesta verdadera adaptada a su edad. Es decir, seamos claros y directos con nuestras respuestas,  atendiendo a su curiosidad e intentado no mentirles. Esto hará que no se vea afectada su confianza  y se sientan libres, seguros y  escuchados para ser capaces de preguntarnos. Aunque las dudas suelen surgir antes o después de las fiestas navideñas, estas no son las mejores fechas para resolver el misterio, ya que lo normal es que los niños y las niñas ya hayan escrito sus cartas y  tengan aún mucha ilusión por recibir sus regalos. Lo mejor es esperar a que pase esta época.

Se pueden sentir tristes y engañados, pero esto se les pasará pronto si les explicamos por qué lo hemos hecho. Podemos encargarles la tarea de continuar con la tradición, haciendo felices a otros peques de la familia y guardando el secreto. Podemos hablar sobre el espíritu de la navidad,  sobre pasar tiempo en familia, cuidando a los demás, y explicando que al final los regalos son una parte de la navidad, y que al fin y al cabo seguirán estando presentes. En definitiva hacer que el espíritu de la Navidad se conserve, así como su magia.

 

“Mira hijo, hace muchos, muchos años, cuando nació el Niño Jesús, existieron unos Reyes en Oriente que,… esos Reyes hoy no existen, pero todos los padres queremos que nuestros hijos también tengan regalos como Jesús. Por eso, esta noche, jugamos a ser los Reyes y si habéis cumplido con vuestras obligaciones,  os queremos dar aquellos regalos que pensamos os puedan hacer ilusión. Ahora ya sabes la verdad,  ya eres mayor,  pero si quieres podemos seguir jugando a los Reyes Magos,  porque a todos nos gusta que otros piensen en nosotros y nos hagan regalos.  Tu hermana que es más pequeña no sabe todavía nada, lo que hemos hablado será nuestro secreto”.

 

 

 

 

 

 

Enfoque para niños y niñas que ya están preparados

 

 

 

Una opción para cuando aún quieren creer

CARTA DE LOS REYES MAGOS A LOS PADRES

Apreciado papá y apreciada mamá de Maria,

Somos los Reyes Magos. Sabemos que acaba de nacer Maria. Es una niña preciosa que os va a hacer muy felices a los dos. Ya sabéis que cada 6 de enero nosotros vamos en silencio a casa de todos los niños y les dejamos unos regalitos para celebrar el nacimiento del niño Jesús y para decirles lo orgullosos que estamos de ellos.

Pero a partir de ahora no podremos hacerlo porque estamos muy viejecitos y cada vez hay más y más niños en este mundo. No podemos ir a casa de todos. Además, ayer me caí del camello y me rompí el brazo (soy Melchor, un poquito torpe); Gaspar es muy lento porque camina con la ayuda de un viejo bastón y Baltasar, ¡nuestro viejecito Baltasar!, se olvida siempre de dónde tiene la lista de los regalos. Como ves, ya estamos muy mayores y necesitamos pediros tres favores muy importantes:

Primer favor: Que nos ayudéis a poner los regalos a los niños. Cada padre y madre harán nuestro trabajo el día de Reyes: leerán las cartas de sus hijos y, con la misma ilusión que la nuestra, les pondrán los regalos como si fuéramos nosotros. Así todos los niños del mundo tendrán sus regalos y nosotros podremos descansar y ver, desde lo lejos, sus caritas de alegría.

Segundo favor: Como esto es un gran secreto, no se lo podréis decir a Maria hasta que cumpla los 7 años. Cuando tenga esta edad, ya será mayor y sabrá guardar este secreto. Los niños pequeños no deben saber que nosotros ya no podemos poner los regalos y que son los padres los que nos ayudan porque si no… ¿qué pensarán de nosotros? ¿dónde estará la magia? El secreto se ha de decir solo a los niños responsables, a los que ya pueden entender que nosotros les queremos mucho y que por eso pedimos ayuda a sus padres, las personas que más los quieren a ellos.

Tercer favor: Algunos padres que nos ayudan están enfermos o no tienen dinero para comprar regalos a sus hijos. Y también hay niños que no tienen la suerte de tener dos papás. Por eso, necesitamos que vuestros hijos se conviertan “un poquito” en Reyes Magos y compartan algunos regalos con los niños que no tienen tanta suerte como ellos.

Nada más. ¿No es demasiado, verdad? Cuando Maria te pregunte por primera vez quiénes son los Reyes Magos léele esta carta. Entenderá por qué nosotros hemos confiado en vosotros para hacer nuestro trabajo: porque sois las personas que más lo queréis en el mundo y que mejor pueden ver su enorme y bondadoso corazón de perla.

Melchor, Gaspar y Baltasar

*Versión publicada originalmente en el blog de Ikiora.

¿Te gustan nuestros atículos?

Aroa Albert

Psicóloga infanto-juvenil en Valencia

Auto-lesiones en adolescentes, ¿cómo actuar?

Auto-lesiones en adolescentes, ¿cómo actuar?

El Covid-19 ha traído consigo consecuencias económicas y sociales que han afectado psicológicamente a niños, niñas y adolescentes de todo el mundo. Los efectos del confinamiento y del aislamiento han provocado en esta población sentimientos de tristeza, estrés… y en...

Habilidades sociales en la infancia

Habilidades sociales en la infancia

¿Qué son las habilidades sociales? Las habilidades sociales son un conjunto de conductas que nos permiten desenvolvernos eficazmente en las situaciones sociales, pudiendo establecer relaciones adecuadas con los otros y resolver conflictos. El contexto donde nos...

Llámanos
Como llegar