Diabetes

El duelo: un proceso de aceptación de la diabetes

Reaprender a vivir con diabetes, después de haber llevado una dinámica cotidiana propia y personal sin ella, supone aceptar una condición de vida determinada, una dinámica de vida diferente. Muchas cosas van a cambiar en la vida de la persona diagnosticada tras recibir la noticia, y aceptar ese cambio radical no es fácil.

niño con ansiedad

¿Qué es el duelo?

El duelo es un proceso de adaptación emocional que nos ayuda a procesar y digerir una pérdida. No es un proceso fácil, pero sí es un proceso necesario. La pérdida que provoca el duelo no tiene por qué ser la muerte de un ser querido, sino cualquier otra situación en la que un ser humano pierde algo que es importante para él: por supuesto, un ser querido, pero también un trabajo, una parte de su cuerpo, una relación, una capacidad, o una forma de vida.

¿Por qué se produce un duelo tras el diagnóstico?

Reaprender a vivir con diabetes, después de haber llevado una dinámica cotidiana propia y personal sin ella, supone aceptar una condición de vida determinada, una dinámica de vida diferente. Muchas cosas van a cambiar en la vida de la persona diagnosticada tras recibir la noticia, y aceptar ese cambio radical no es fácil.

Ten en cuenta que la persona que recibe el diagnóstico tendrá, a partir de ahora, que disciplinarse en los horarios de las comidas, habrá de ser eficiente en contar los hidratos de carbono y en pesar los alimentos, se esforzará por realizar ejercicio físico diariamente, se entrenará en el modo de inyectarse la insulina en momentos cotidianos de su vida, etc… Aceptar el cambio de un estilo de vida más espontáneo a este estilo de vida necesariamente más programado, no es nada fácil. Es ahí cuando comienza en duelo.

El duelo no se produce sólo en la persona diagnosticada, sino también es posible en los familiares. Algunos de estos familiares son los padres que han de velar porque un menor cumpla con toda esta disciplina, otros son las parejas de diabéticos adultos que también van a ver cómo aspectos prácticos de la vida con su compañero o compañera va a cambiar: elección de restaurantes, planificación de viajes, rutinas más rígidas, necesidad de planificar la insulina que llevamos encima, disminución de la espontaneidad en los planes…

Fases del duelo ante el diagnóstico de la diabetes

El duelo es un proceso único y personal. Su evolución, su duración, su intensidad… dependen de cada persona y de su historia vital. Existen, no obstante, algunas fases más o menos habituales, aunque no necesariamente en este orden –en ocasiones se mezclan- por las que una parte de las personas diagnosticadas con diabetes pasan.

Fase de impacto

Aunque hay quien no experimenta un impacto ante el diagnostico de diabetes y, por tanto, se encamina de manera proactiva hacia el cambio de vida, existe un número importante de afectados que se sienten bloqueados ante la noticia. Se colapsan ante el camino que tienen por delante, se sienten incapaces de pensar con claridad y no procesan bien las indicaciones de los profesionales de la salud porque su mente está estresada y víctima del estrechamiento atencional o visión túnel tan habitual en la ansiedad. Prevalece en este estado la sensación de angustia y también el desánimo ante el futuro crónico que tienen por delante.

Fase de negación a través de la minimización

Hay personas que, en un intento de protección psicológico contra su ansiedad, se niegan a aceptar que tienen la enfermedad. El modo en que niegan la enfermedad suele tomar la forma de minimización del problema: no tengo tanta diabetes, con controlarse un poco basta, etc… El problema de esta negación a través de la minimización es que las personas no se comprometen con el cambio y no se adhieren al tratamiento necesario: regulación de los horarios de las comidas, las raciones y el tipo de alimentos, introducción de una actividad física constante, integración de los horarios de pincharse la insulina, etc…

Fase de rabia

Cuando la persona ya tiene conciencia de su realidad, puede sobrevenir una rabia intensa, un enfado contra el mundo, un sentimiento de injusticia. ¿Por qué yo?, se preguntan, mirando alrededor y viendo como el resto del mundo viven sin las limitaciones que ellos tienen. La persona se siente irritable, de mal humor y con estallidos emocionales. Siente la necesidad de buscar culpables y de encararse con la gente que está alrededor o con los profesionales.

Fase de negociación

Cuando la persona entra en fase de negociación, realmente ya hay una aceptación de la enfermedad. Sin embargo, fruto de la frustración y la rabia, la persona no está dispuesta a cumplir a rajatabla todo lo que le indica el profesional de la salud, digamos que siente la necesidad de tener algo de control o decisión sobre lo que le pasa, de modo que cumple las indicaciones a medias, a su estilo.

Fase de tristeza

En esta fase la persona ya comienza a rendirse ante la evidencia, se va acercando la aceptación, pero aparecen sentimientos de gran decaimiento, de apatía, de dejadez. No hay motivación por seguir las indicaciones, y aparecen constantes rumiaciones sobre lo que se ha perdido, sobre lo que ya no volverá a ser.

Fase de aceptación

En esta fase disminuyen los sentimientos negativos y la persona siente que va a ser capaz de vivir plenamente con la diabetes. Se la acepta como compañera de vida. La persona recupera un equilibrio emocional y se siente capacitada para afrontar las indicaciones de los profesionales de la salud.

Diabetes y psicología, ¿es necesaria la ayuda?

Como todo en la vida, habrá personas que necesiten la ayuda de un psicólogo para afrontar la diabetes y otras no. Lo importante es escucharse: si uno se encuentra mal, si sufre, es el momento de pedir ayuda.

 

Psicólogos en Valencia APAI

Plaça de l´Ajuntament, 8, 3, 46002 València
Teléfono: 963 94 47 95
Email: info@apai-psicologos.com

Gabinete de psicología en Valencia capital

 

Psicólogas Valencia

Somos cinco psicólogas, una nutricionista, una dietista y un coach.

Ocho mentes piensan mejor que una. Creemos en la sinergia de un gran equipo especializado. Pero, sobretodo, ya creemos en ti.

Llámanos
Como llegar