ADOLESCENTES / SEXUALIDAD

9 de marzo de 2020

 

A pesar de la mayor aceptación de la condición sexual en la actualidad, comunicar a los familiares la homosexualidad no siempre resulta fácil. Cuando un adolescente decide comunicar a su familia que es homosexual con frecuencia ha pasado por un largo proceso de aceptación personal en solitario.

El proceso individual de asimilación

El proceso individual de asimilación de una orientación homosexual en ocasiones es duro, llegando muchos adolescentes a engañarse a sí mismos y a su entorno. Como padres hemos de comprender que ser homosexual no es una opción, sino una realidad con la que van a tener que vivir nuestros hij@s, respetándose a sí mism@s y tratando de ser felices.

Para facilitarles este proceso de aceptación, es importante que como familia les transmitamos confianza y expresemos nuestro apoyo, sea cuál sea su orientación sexual.

Los adolescentes que se encuentran en esta situación esperan, quieren y necesitan que la familia les aceptemos tal y como son para que su desarrollo emocional y su salud mental no sufra ningún daño.  

Como familia podemos pasar por una serie de procesos al ser conocedores de que nuestro hij@ es homosexual. Estos procesos se pueden alargar y complicar haciendo que todos los miembros de la familia suframos innecesariamente. Os los explicamos a continuación.

Proceso de duelo familiar

Shock inicial, acompañado de culpa, ira y miedo.

Muchas familias sufren un shock al conocer la noticia, no saben cómo actuar ni tampoco qué decir. Esta sensación nos puede acompañar unos días junto con una sensación de irrealidad.

Inmediatamente después, los sentimientos de culpa, ira y miedo aparecerán. En ocasiones buscamos a los “culpables” de esta situación: amigos, pareja, vuestra educación… Nos podemos preguntar incluso si hemos hecho algo mal. Puede que incluso la ira y el miedo nos hagan decir cosas de las que luego nos arrepintamos.

Es importante tener claro que la homosexualidad (así como otros tipos de orientación sexual) NO es una opción y por supuesto NO es una enfermedad

Negación de la realidad

Si como familia seguimos negando la realidad después del shock inicial, probablemente trataremos de persuadir a nuestr@ hij@ de que está equivocado@ y que es muy joven para llegar a esa conclusión. Hay familias que incluso piden terapia psicológica para que su hij@ “cambie” de orientación.

Sin embargo, en ningún caso los psicólogos pueden hacer ningún tipo de intervención en este sentido, ya que podrían causar graves daños psicológicos y emocionales. La ayuda que pueden aportar los profesionales de la psicología no se mueve en esta dirección, sino en todo caso en ayudar a la persona a mejorar su autoestima y en ayudar a la familia a superar las dificultades que la revelación de la homosexualidad les ha producido.

Negar la realidad únicamente nos conducirá a seguir haciendo daño a nuestro hij@. Si ha dado el paso es porque tiene clara su orientación sexual.

A veces las familias optamos por otro tipo de acciones en esta fase de negación, como por ejemplo utilizar el silencio: decidimos no hablar sobre el tema para ver si “el problema” desaparece. La no comunicación hará que nuestro hij@ se aleje o busque apoyo en otras personas que pueden afectarle de manera positiva o negativa.

En otras ocasiones las familias aceptamos la situación, pero la vivimos como algo dramático. Creemos que le va a pasar algo malo, que va a sufrir agresiones o que su orientación sexual puede afectar a la hora de encontrar trabajo.

Afortunadamente la homosexualidad está cada vez más aceptada en nuestra sociedad, pero cabe la posibilidad de que esto ocurra. Los padres mediante el amor y la confianza podemos hacer que se encuentren seguros de sí mismos y así poder afrontar cualquier problema.

Comenzar a afrontar la realidad

Si el proceso de duelo finaliza de una manera adaptativa y comprensiva, llegaréis a poder afrontar la realidad de una manera sana. Como familia empezaremos a comprender que la homosexualidad y los sentimientos que surgen de la misma no se eligen. Que nuestr@ hij@ habrá pasado por un proceso duro para aceptarse y que su orientación sexual es tan natural como cualquier otra.

Sin embargo, en otras familias sucede que al llegar a este punto se produce un retroceso, se siguen buscando las causas que pueden haber influido en la homosexualidad del hijo o de la hija y son incapaces de afrontar la situación de otra manera.

Si es así recomendamos buscar asesoramiento psicológico y ayuda externa para que la familia consiga tener una mejor adaptación y pueda llegar al próximo proceso.

La asimilación y reorganización familiar

Si llegamos a este último proceso, la aceptación real y al apoyo incondicional que necesita nuestr@ hij@ será ya una realidad.

La asimilación significará que a pesar de las dudas que puedan surgirnos, como familia hemos entendido la situación y poco a poco la estamos normalizando.

La labor más importante en esta fase es empezar a informar con seguridad al resto de familiares y amigos. Expresar el apoyo a un hij@ es una obligación familiar, y con esta actitud demostramos una aceptación genuina por la identidad de nuestro hij@.

En ocasiones las familias afrontamos la realidad, pero no somos capaces de dejar el conflicto a un lado, ni tampoco somos capaces de aceptar verdaderamente la situación. Esto ocurre así cuando, más que verdadera asimilación, hay resignación, y los padres siguen viendo la homosexualidad como una tara.  En éste caso el proceso se alargará y puede desembocar tanto en la asimilación-aceptación, como en una aceptación ficticia o incompleta. Lo que impedirá mantener una relación familiar basada en la sinceridad y la comunicación.

Cuando el conflicto sigue estando latente en esta fase, la casa se convierte en un lugar hostil. Las peleas y los reproches se suceden y nuestr@ hij@ ante esta situación comenzará a alejarse. A partir de este momento todo va a depender de nuestra capacidad de reflexión y de nuestra implicación en la búsqueda de información veraz.

Las claves del éxito

La comunicación, la sinceridad y la aceptación deben ser las claves para que nuestros hij@ se sientan cómodos y libres expresando sus sentimientos, sus emociones y su orientación sexual llegado el momento. El daño que les puede hacer la no aceptación y la intención de cambio puede ser irreversible: según la Asociación Americana de Psicología (A.P.A), una de cada 10 personas es homosexual y no eligen su condición. Los expertos en salud mental alertamos sobre el riesgo que conllevan las terapias de conversión: son ineficaces, van en contra de la ética profesional y conducen a la depresión, e incluso al suicidio, por lo que no son una opción.

Si esto os genera mucho malestar y no sois capaces de llegar a la fase de asimilación, buscad asesoramiento y trabajad esos aspectos.

Vuestros hijos e hijas merecen aceptación y apoyo incondicional.

¿Te gustan nuestros artículos?

Aroa Albert

Psicóloga infanto-juvenil

Apai Psicólogos

También te puede interesar

Las 7 fases del confinamiento

El confinamiento forzoso al que estamos sometidos nos ha arrebatado de repente gran parte de lo que definía nuestra vida. Además, esta cuarentena está motivada por una crisis sanitaria que nos impacta profundamente y activa nuestros miedos más ancestrales. Asimilar...

SOS: adolescentes confinados en casa

Se habla mucho de cómo pasar la cuarentena con niños y niñas, con sus horarios, sus manualidades, hacer deporte en familia…. ¿Pero qué hacemos con los adolescentes? ¿y si además nuestra relación no es buena? Este artículo, escrito por nuestra psicóloga Aroa,...

Cómo sobrevivir a la cuarentena con niños en casa

NIÑOS17 DE MARZO DE 2020   Para ti la cuarentena no es ese tiempo de reflexión y sosiego para leer libros atrasados, ponerte al día con las series de moda, experimentar recetas u ordenar las fotos de los últimos años… Es más bien una ginkana de hacer...

 

Psicólogos en Valencia APAI

Plaça de l´Ajuntament, 8, 3, 46002 València
Teléfono: 963 94 47 95
Email: info@apai-psicologos.com

Gabinete de psicología en Valencia capital

 

Psicólogas Valencia

Somos cinco psicólogas, una nutricionista, una dietista y un coach.

Ocho mentes piensan mejor que una. Creemos en la sinergia de un gran equipo especializado. Pero, sobretodo, ya creemos en ti.

Llámanos
Como llegar