ANSIEDAD

21 noviembre 2016


Ataque de pánico:

cuando es “solo” ansiedad

Un Valium y para casa

Encontrarse mal, muy mal. Tener miedo, miedo a morir, miedo a estar perdiendo la razón. Acudir al hospital y recibir por todo diagnóstico: “Es sólo ansiedad; un Valium y para casa”. Seguro que conoces a alguien a quien le haya pasado. Es un ataque de pánico.

El ataque de pánico

Pues sí, es sólo ansiedad. Por un lado, es tranquilizador. No te estás muriendo, no te está dando un ataque al corazón, no te estás volviendo loco. Pero, por otro lado, ¿cómo me quedo tranquilo de que es sólo ansiedad?, ¿cómo puedo estar seguro? ¿por qué se me repite?, ¿por qué tengo ansiedad si no tengo motivos?… Si no resuelves estas preguntas con un psicólogo, o por cualquier otro medio a tu alcance (comentarlo con un amigo a quien le haya pasado, leer un libro explicativo, etc…) es posible que la ansiedad no disminuya y que te metas en un espiral de malestar muy incómoda. Comprender el ataque de pánico es fundamental.

¿Por qué no se me va ya esta ansiedad?

Cuando se produce el primer ataque de pánico, se pasa tan mal, que nuestro sistema de alerta se pone en guardia. A partir de ese momento, somos más vulnerables a desencadenar de nuevo los síntomas porque nuestra ansiedad está a tope y cualquier cosa puede volver a desbordarla.

Al desbordarse de nuevo, erróneamente confirmamos que sí nos está pasando algo grave de verdad, con lo que la alerta aún aumenta más y los síntomas aparecen con más frecuencia. Incluso aunque ya hayas comprendido con ayuda de un psicólogo que lo que te ocurre es ansiedad, las “sacudidas” siguen produciéndose. Tal vez en menor medida, o en menor intensidad, o sabes cortarlas antes, pero aún se producen: esto es muy incómodo, ¿verdad? Estas cansado de tenerlas, no ves el momento de que cesen.

¿Qué puedo hacer para superar el ataque de pánico?

El proceso, entendiendo lo que te pasa, se invierte, y las crisis cada vez se dan menos o más flojas, pero siguen dándose porque el sistema de alerta de nuestra mente no está preparado para desactivarse de golpe, sino que tenemos que “ir convenciéndolo” de que no hay peligro, es como un terremoto que luego tiene “pequeñas réplicas”.

Lo mejor que puedes hacer para que se vayan antes es, paradójicamente, aceptarlas cuando aún se produzcan, dejarlas existir, decirte que poco a poco desaparecerán, que es normal. que aún se den. En ocasiones, al tratamiento del psicólogo combinado con una medicación suave de un psiquiatra es de utilidad, pues la medicación acelera un poco el proceso de bajar la alerta, lo cual es cómodo para algunas personas.

¿Te gustan nuestros artículos?

María José Miguel

Psicóloga de adultos

Eva Monteagudo

Psicóloga de adultos y parejas

También te puede interesar

Educación Sexual

Educación Sexual

cuando y cómo Todos nos construimos como hombres y como mujeres desde el inicio hasta el final de la vida. Esta sexualidad crea diferencias para generar amor, afecto, atracción y deseo. Crear desigualdades por estas diferencias no es correcto, ya que estas diferencias...

Trabajar y conciliar, ¿misión imposible?

Trabajar y conciliar, ¿misión imposible?

El coronavirus ha supuesto un cambio vital drástico tanto para nosotros como para nuestros hijos, que van a acumular un total de 25 semanas ininterrumpidas sin acudir a su centro escolar. Ahora muchos trabajamos de modo parcial o total desde casa, y esto puede generar...

 

Psicólogos en Valencia APAI

Plaça de l´Ajuntament, 8, 3, 46002 València
Teléfono: 963 94 47 95
Email: info@apai-psicologos.com

Gabinete de psicología en Valencia capital

 

Psicólogas Valencia

Somos cinco psicólogas, una nutricionista, una dietista y un coach.

Ocho mentes piensan mejor que una. Creemos en la sinergia de un gran equipo especializado. Pero, sobretodo, ya creemos en ti.

Llámanos
Como llegar