MINDFULNESS

27 noviembre 2017


Emociones, sentimientos y otros términos afines

Emoción, estado de ánimo, sentimiento… ¿son lo mismo?

Aunque, en nuestro lenguaje diario, muchas veces tendemos a utilizar estos términos de manera parecida lo cierto es que, en la terminología propia de los psicólogos y los biólogos que estudian los procesos emocionales en nuestro organismo, estos términos no son sinónimos.  Estado de ánimo, emoción, sentimiento… se diferencian en varias dimensiones.

La emoción

Empecemos por la emoción que, tal vez por economía lingüística, es un término que tiene mucho más uso que el de estado de ánimo. Una emoción es una cascada de cambios físicos producida en nuestro cuerpo, como consecuencia de ponernos en contacto con algo interno o externo a lo que llamaremos estímulo o situación. Por poner un ejemplo: mi hijo viene hacia mí con un dibujo en el que pro primera vez ha sido capaz de escribir su nombre y yo siento orgullo, o un coche se salta un semáforo en rojo pasando a un centímetro de mí y yo siento miedo, o mis hijos escriben la carta a los Reyes Magos y sienten ilusión.

Esto son emociones. Son intensas y cortas, suelen durar unos minutos y provocan un cambio intenso y generalizado en mi organismo para que yo pueda desenvolverme bien con esa situación a la que me he enfrentado. Estas emociones no son procesos conscientes, sino respuestas automáticas y rápidas. Aunque existen muchas emociones, las básicas son compartidas por los seres humanos de todas las culturas.

Un sentimiento

Un sentimiento es algo, por contra, muy diferente. Un sentimiento es una especia de emoción secundaria, casi una emoción social, diríamos y, por lo tanto, son más bien sensaciones aprendidas, condicionadas por la cultura y de la que el sujeto es mucho más consciente. La duración de un sentimiento es mayor que la de una emoción pero, la intensidad, por contra, es más baja. Según seamos de pequeños o mayores o según el entorno en el que hayamos crecido y los valores que hayamos asociado a determinados tipos de persona, situaciones, animales, etc… seremos capaces de expresar estas emociones de una manera o de otra.

Los sentimientos son de naturaleza más suave que la emociones.

El estado de ánimo

El estado de ánimo  es, de los tres el que mayor duración tiene y también el menos intenso. Digamos que es el que tiñe nuestros días de un determinado color. Es también menos específico que una emoción, es decir, que no depende tanto de un hecho en concreto para ponerse en marcha, sino que es una forma de sentir o de estar que se prolonga y a la que, a veces, no podemos encontrar causa inmediata, pues muchas veces dependen más de los procesos cognitivos y emocionales personales de cada individuo.

Las dimensiones que las diferencian: intensidad y duración

La intensidad y la duración es la que nos da la clave para identificarlas: a las mayor intensidad y menor duración las llamamos emociones, a las de menor intensidad pero mayor duración las llamamos estados de ánimo, y a las intermedias, sentimientos.

¿Cuándo una emoción, un sentimiento o un estado de ánimo se convierte en un trastorno?

Todos tenemos emociones, sentimientos y estado de ánimo. Forman parte de nuestra naturaleza, una maravillosa y perfeccionada máquina que nos permite funcionar y responder a situaciones que nunca son las mismas. Pero, a veces, estas respuestas nos provocan problemas ej nuestra vida cotidiana, nos interfieren significativamente en nuestra visa social, o laboral, o académica, o nos generan un malestar clínicamente significativo. Es entonces cuando se han convertido en un trastorno. Imagina por ejemplo que la emoción de enfado se dispara continuamente con tus clientes o esposa, o que no quieres levantarte de la cama durante semanas seguidas, o que lo que sientes por una persona no es correspondido pero no consigues llevar tu vida adelante sin ello.

En ese caso, te recomendamos solicitar la ayuda de psicólogos.

Mª José Miguel Quilis

Mª José Miguel Quilis

Directora APAI Psicólogos en Valencia

¿Te gustan nuestros artículos?

Eva Monteagudo

Psicóloga de adultos y parejas

También te puede interesar

¿Cómo evitar una depresión?

La mitad de las personas que atraviesan una depresión, no volverá a sufrirla en un futuro. Pero el otro 50% probablemente repetirá una segunda depresión. Y de ese porcentaje, un gran número de personas tendrán una tercera recaída.

leer más

 

Psicólogos en Valencia APAI

Plaça de l´Ajuntament, 8, 3, 46002 València
Teléfono: 963 94 47 95
Email: info@apai-psicologos.com

Gabinete de psicología en Valencia capital

 

Psicólogas Valencia

Somos cinco psicólogas, una nutricionista, una dietista y un coach.

Ocho mentes piensan mejor que una. Creemos en la sinergia de un gran equipo especializado. Pero, sobretodo, ya creemos en ti.

Llámanos
Como llegar