ANSIEDAD

16 de octubre de 2019

¿Qué tipos de ansiedad existen?


Si salimos a la calle y preguntamos a la gente si alguna vez han tenido ansiedad, seguramente una gran mayoría nos responderán afirmativamente. Esto es así porque la ansiedad, como cualquier otra emoción de las comúnmente etiquetadas como negativas, es un patrimonio humano universal. Pero no todas son iguales, existen diversos tipos de ansiedad.

¿Las emociones negativas, como la ansiedad, son malas?

Como psicólogas, en nuestro equipo de psicólogos preferimos hablar de emociones incómodas vs emociones cómodas, de emociones desagradables vs emociones agradables, o de emociones displacenteras vs emociones placenteras, en lugar de emociones negativas y positivas. A nivel psicológico, tendemos a rechazar aquello que hemos catalogado como negativo y solemos aferrarnos a aquello que conceptualizamos como positivo. Sin embargo, las emociones negativas/incómodas/desagradables (las llamemos como las llamemos) son fundamentales para nuestra salud mental e incluso para nuestra supervivencia personal y social.

¿Por qué es bueno pasarlo mal cuando toca?

Imaginemos una persona que no siente ningún dolor físico aun cuando se hace una herida o tiene una lesión. Estas personas, que existen, acaben teniendo problemas serios que comprometen su supervivencia, porque esa vital información que es el dolor, no les avisa cuando algo va mal en su cuerpo y, consecuentemente, no pueden tomar las decisiones adecuadas para protegerlo: ir al médico, reposar, poner hielo, etc.

Con las emociones incómodas pasa lo mismo: son nuestras aliadas para tomar decisiones apropiadas. Si alguien nos trata mal y reprimimos el enfado porque nos incomoda sentirlo, contribuimos a perpetuar el abuso que esa persona ejerce sobre nosotros. Si nos incomoda sentir miedo porque pensamos que los fuertes no lo tienen, nos embarcaremos en situaciones arriesgadas que pueden perjudicarnos. Si nos llevamos mal con nuestra tristeza y la rechazamos tras la muerte de un ser querido, embarcándonos en un sinfín de actividades para no sentir, el duelo puede retardarse y aparecer síntomas depresivos posteriormente que nos compliquen la recuperación. Y esto mismo vale para cualquier emoción negativa: la culpa, el desánimo, la frustración… e incluso la ansiedad.

La gran mayoría de problemas psicológicos están debidos a los esfuerzos que las personas hacen para evitar sus emociones negativas.

¿Para qué sirve la ansiedad?

Cuando aparece la ansiedad en tu vida, es un momento de parar y hacerle caso. Tu cuerpo te está diciendo: no puedo más, hay algo que me supera, necesito que me ayudes a averiguar qué pasa. Por lo tanto, rechazar la ansiedad, o establecer una lucha sin cuartel con ella no te dará resultado, más bien producirá un rebrote de la misma. Como no es fácil, desde dentro, entender qué es lo que pasa, una entrevista con un psicólogo echará luz sobre tu problema, puesto que hay diversos tipos de ansiedad, y para cada una de ellas existen terapias psicológicas que, aun compartiendo en ocasiones una parte del tratamiento, tienen tratamientos específicos para los diversos tipos de ansiedad.

¿Qué es exactamente una fobia?

La fobia es un miedo desproporcionado ante una situación, objeto, actividad… que la mayoría de las personas enfrentan con normalidad. Por ejemplo: fobia a conducir, fobia a volar en avión, fobia a subir en ascensor, fobia a acercarse a un perro. También están las fobias sociales: miedo a hablar en público, fobia social específica, fobia social más generalizada… Estas fobias producen mucho malestar en la persona y, en algunas ocasiones, interfieren seriamente en la vida cotidiana.

Por qué se producen las fobias

El mecanismo de adquisición de una fobia está muy estudiado, así como el tratamiento, por lo que es una de las terapias psicológicas más validadas, que merece la pena iniciar si hay presencia de fobia en la vida. Ahora bien, si hay una fobia a las serpientes, por ejemplo, y la persona no va a convivir nunca con una serpiente, ni limita la vida cotidiana, pues tampoco hay ninguna necesidad de hacer una terapia.

¿En qué consiste la ansiedad generalizada?

La ansiedad generalizada funciona de modo muy diferente. En ella, lo que predomina es la preocupación. En estos tipos de ansiedad, la persona está todo el día preocupada por múltiples temas, todo es una fuente de problema o peligro: pequeñas enfermedades, pequeñas cuestiones domésticas, pequeñas situaciones en las relaciones… Se entra en una dinámica de decir “¡cuidado!” ante mil cosas, de darle mil vueltas a la cabeza anticipando problemas, pensando que siempre puede ocurrir lo peor.

Este tipo de ansiedad es molesto, y también hay que atenderlo, nos está diciendo que tal vez en nuestra crianza se han catalogado como peligrosas situaciones o actividades que no lo son, que se nos ha enseñado a preocuparnos como método para afrontar problemas y, por lo tanto, es una señal para reaprender a ver la vida de otra manera. Ahí el psicólogo también puede ayudar.

¿Cuándo podemos hablar de una ataque de pánico?

Los ataques de pánico también estarían entre los tipos de ansiedad a los que conviene atender. Ocurren muchas veces cuando estamos a tope de activación: a veces tras temporadas intensas de estrés o agotamiento, tras cambios vitales que, aunque sean positivos (bodas, tener hijos, traslados laborales, mudanzas, reformas), implican estrés.

Nuestro cuerpo nos está diciendo: necesito tiempo para recuperarme, estoy permanentemente activado. Atender a estas crisis tan dolorosas es importante, pues el componente fundamental es el miedo a que nos esté pasando algo grave que, habitualmente, gira en torno a estas tres preocupaciones: miedo a sufrir un infarto, miedo a estar volviéndose loco o miedo a desmayarse.

Terapia contra los ataques de pánico

Las terapias con un psicólogo son muy útiles y, en algunas ocasiones, se necesita una medicación suave para desactivar el nivel de alerta mientras se trabaja en terapia psicológica.

¿Te gustan nuestros artículos?

Mª José Miguel Quilis

Psicóloga de adultos en Valencia

Directora Apai Psicólogos

También te puede interesar

¿Por qué me ha entrado miedo a ir a la Universidad?

El miedo a ir a la universidad es un temor relativamente frecuente en la consulta de un psicólogo. Los jóvenes que lo padecen lo pasan francamente mal, debido a que, en muchos casos, las tareas académicas son su única obligación, motivo por el cual se sienten culpables. En muchos casos sienten que están fallando a todo el mundo, incluido ellos mismos, y que son un fraude.

 

Psicólogos en Valencia APAI

Plaça de l´Ajuntament, 8, 3, 46002 València
Teléfono: 963 94 47 95
Email: info@apai-psicologos.com

Gabinete de psicología en Valencia capital

 

Psicólogas Valencia

Somos cinco psicólogas, una nutricionista, una dietista y un coach.

Ocho mentes piensan mejor que una. Creemos en la sinergia de un gran equipo especializado. Pero, sobretodo, ya creemos en ti.

Llámanos
Como llegar