ADOLESCENTES
12 septiembre 2016


ADOLESCENCIAS (III)

Cómo emanciparse emocionalmente de los padres

EL FIN DE LA RELACIÓN DE DEPENDENCIA NO SE CONSIGUE DE LA NOCHE A LA MAÑANA

En nuestra cultura, los adolescentes tiene una tarea bien definida: emanciparse psicológicamente de sus padres.

La niñez se caracteriza por una relación de dependencia hacia los padres, y es esta relación de dependencia la que debe cambiar para poder dar paso a una relación adulta. Es un cambio complejo que cada uno transita a su manera y a su ritmo, pero son normales y esperables cierta cantidad de ambivalencia y confusión, así como desafío y rebeldía en determinadas dosis.

Reflexiones para cuando vuestros hijos se acerquen a los 12 años

Si todavía no lo habéis hecho, éste es un estupendo momento para establecer con vuestros hijos el tipo de relación que desearías tener con ellos cuando se hayan convertido en adultos. En ciertos sentidos tratad a los adolescentes como adultos, así le enseñáreis un modelo de como un adulto debe tratar a otro.

Si vuestro modelo de tratar a un adulto es respetuoso, paciente, interesado, empático, cercano, su modelo de tratar a un adulto tendrá más probabilidades de ser el mismo.

Trucos para conseguirlo

Existen multitud de cosas que se pueden hacer con los adolescentes mientras otorgamos un modelo adecuado de relacionarse entre adultos.

Los adultos charlamos informalmente mientras caminamos hacia algún sitio, por ejemplo, vamos de compras e intercambiamos impresiones sobre lo que vemos, cocinamos y nos hablamos de nuestro día, echamos un partido y nos reímos, vamos en bicicleta y pasamos un buen rato. Con esto estamos transmitiéndonos la siguiente idea: entre nosotros podemos hablar, nos gusta estar el uno con el otro, nos divertimos juntos, compartimos cosas.

Elogiar y confiar sirve más que señalar y criticar

Como adulto, seguramente preferirás que te señalen lo que haces bien y que dejen pasar pequeñas cosas, defectos, sin importancia, ¿no?. Los adolescentes también.

Si te están bombardeando por pequeños detalles superfluos, cuando hablen contigo de algo importante ya no podrás más y te pondrás a la defensiva; algo así les pasa a menudo a los adolescentes: los padres van detrás de él señalándoles cada cosa que hacen mal.

Mejor haz una lista de las cosas que hace bien y comienza a decírselas, probablemente te sorprenderán los resultados.

Permitir pequeñas conductas de rebeldía

Los adolescentes necesitan sentirse originales y necesitan distancia de sus padres para acercarse a la construcción de su identidad. Permite, pues, la rebeldía a pequeña escala, es decir, déjale hacer determinadas cosas a su manera, probar cosas nuevas que no son las que harías tú: modos de vestir, de comer, de divertirse.

Si tiene su dosis de rebeldía satisfecha, tendrá menor necesidad de buscarla en conductas más peligrosas como las drogas o los hurtos.

El mal humor

Reflexiona sobre ti mismo. ¿Qué te apetece que ocurra cuando estás de mal humor? Probablemente contestes: lo que quiero en esos momentos es que me dejen tranquilo. Todos nos hemos sentido así. También todos hemos sentido la frustración y el agobio de que nos pregunten constantemente los que nos pasa cuando estamos de mal humor.

A los adolescentes les pasa lo mismo. Si están malhumorado, respetad su intimidad; podéis decirles, “veo que estás de mal humor, si me necesitas aquí estoy”, y dejarles tranquilos. Cualquier otra actitud va a desembocar en un choque de trenes.

Cosas que no se negocian

Con todo, en convivencia, hay cosas innegociables. Existen límites de convivencia que todos los participantes deben conocer.

Los adolescentes tiene necesidad de saber dónde está el límite, hasta dónde pueden llegar. Los límites que se negocian y amplían en función de la etapa de crecimiento del menor, han de ser claros y firmes. La firmeza no está reñida con la empatía ni con la comprensión. Los adolescentes, por supuesto, no van a decir: ponme límites que los voy a agradecer; sin embargo, los adolescentes sin límites claros estarán desorientados y más ansiosos. Los adolescentes con límites sensatos y firmes se sentirán más seguros y más relajados.

Si la lucha por los límites se ha convertido en una batalla desagradable en tu casa, siempre puedes pedir ayuda a nuestra psicóloga de adolescente en Valencia.

¿Te gustan nuestros artículos?

Aroa Albert

Psicóloga infanto-juvenil

Apai Psicólogos

También te puede interesar

SOS: adolescentes confinados en casa

Se habla mucho de cómo pasar la cuarentena con niños y niñas, con sus horarios, sus manualidades, hacer deporte en familia…. ¿Pero qué hacemos con los adolescentes? ¿y si además nuestra relación no es buena? Este artículo, escrito por nuestra psicóloga Aroa,...

Mi hijo/a me ha dicho que es homosexual

ADOLESCENTES / SEXUALIDAD 9 de marzo de 2020       A pesar de la mayor aceptación de la condición sexual en la actualidad, comunicar a los familiares la homosexualidad no siempre resulta fácil. Cuando un adolescente decide comunicar a su...

¿Cómo ayudo a mi hijo o hija con el duelo?

Las pérdidas en la infancia Aunque duela, no hay nada más natural que morir o perder a un ser querido. Si queremos educar a niñ@s que puedan hacer frente a la vida con coraje y recursos, debemos enseñarles a afrontar las pérdidas.   ¿Cómo...

 

Psicólogos en Valencia APAI

Plaça de l´Ajuntament, 8, 3, 46002 València
Teléfono: 963 94 47 95
Email: info@apai-psicologos.com

Gabinete de psicología en Valencia capital

 

Psicólogas Valencia

Somos cinco psicólogas, una nutricionista, una dietista y un coach.

Ocho mentes piensan mejor que una. Creemos en la sinergia de un gran equipo especializado. Pero, sobretodo, ya creemos en ti.

Llámanos
Como llegar