TERAPIA DE PAREJA
16 de octubre de 2019


Reflexiones sobre la terapia de pareja

¿Cambiar, aceptarse o ambas cosas?

Esta es una de las preguntas más importantes de los últimos veinte años en psicología. Esta reflexión también ha llegado a la terapia de pareja.


Cambiar

El enfoque tradicional de los psicólogos se centraba, en muchos casos, en el cambio. En psicología individual: eliminar los síntomas de ansiedad, corregir los pensamientos irracionales, cambiar las conductas inhibidas o dominantes; y así un largo etcétera. En terapia de pareja: cambiar las conductas de la pareja que no nos gustaban.

Aceptar

Pero, en todo este proceso, había un eslabón perdido. La gente, al ser consciente de aquello que quería cambiar, lo rechazaba inmediatamente, luchaba contra ello, se enfadaba por tenerlo e intentaba suprimirlo a toda costa. Es decir, odiaban y luchaban contra su ansiedad; se desesperaban por su depresión; se sentían culpables e inadecuados por su baja autoestima. La idea dominante era: esto no debería estar ahí. En terapia de pareja ocurría algo parecido: cuando un miembro de la pareja tenía alguna característica susceptible de mejora, nuestro foco atencional se dirigía excesivamente hacia él y ya no podíamos dejar de insistir a nuestra pareja en que lo cambiara, casi que lo forzábamos a ello para que la relación funcionara.

Aceptar y comprometerse con el cambio

Las terapias psicológicas de tercera generación han realizado una síntesis de ambos procesos: para cambiar, primero hay que aceptar plenamente lo que nos ocurre, sin luchar contra ello. Aceptar tener ansiedad. Aceptar la rabia que nos genera nuestra propia impotencia. Aceptar que tenemos una adicción. Aceptar, eso sí, con bondad, y plenamente. En ese momento, con la ayuda adecuada, estaremos preparados para el cambio, y éste será más cómodo y con menos obstáculos añadidos. Pero, ¿ cómo enfocar esta síntesis en terapia de pareja?

La terapia de pareja centrada en la aceptación

¿Cómo ha influido esta revolución psicológica en la terapia de pareja? La terapia de pareja tradicional pensaba que, a la hora de resolver los conflictos de una pareja, era necesario focalizarse en que ambos miembros cambiaran las conductas implicadas en el problema. Sin embargo, la experiencia como psicólogos nos decía que este enfoque no funcionaba para todas las parejas. ¿Qué faltaba? Lo mismo que en terapia individual: la aceptación emocional de la pareja. En esta idea se han focalizado acercamientos de terapia de pareja, los llamados integrales. La aceptación no es tanto de las conductas de la pareja que no nos gustan, sino de los procesos emocionales de nuestra pareja, de las funciones que cumplen sus conductas: ¿de dónde viene esta conducta que tiene?, ¿cuándo la aprendió?, ¿por qué tiene esta dificultad? En otras palabras: hacerse un experto en nuestro cónyuge, a la vez que en nosotros mismos. Desde este enfoque, los problemas de pareja pueden ser el punto de partida para mejorar la intimidad y favorecer la cercanía emocional genuina con el otro.

La unión a través de la empatía

Una de las estrategias de las que se sirven estos nuevos modelos de pareja es la unión empática. La unión empática consiste en poder decirle a tu pareja que algo te duele, te molesta, pero evitando a toda costa acusar al otro o hacer que se sienta culpable. Para esto, es necesario poder contextualizar esa conducta de la pareja que nos molesta en su propia historia personal, entender que eso que nos molesta no viene de la nada, sino que forma parte de una manera de comportarse que se aprendió y automatizó en la vida de nuestra pareja y que, probablemente, cumplía una función importante en su momento.

Distancia y cercanía

Otra estrategia para conseguir llevarnos bien en pareja es lo que los psicólogos llamamos la separación unificada. Se trata de unirse para solucionar un problema con cierta distancia respecto al mismo. La idea es: cuando se produce algo que genera discusión en la pareja, intentar hablar de él como si fuera algo externo a la propia relación. Estamos cerca el uno del otro para buscar una solución, pero conseguimos distanciarnos emocionalmente del problema. Así se encuentran mejores soluciones, desde una perspectiva desapasionada.

Tolerar

A veces, pese a todo, y aunque lo intentemos, nos cuesta aceptar algún aspecto de nuestra pareja. Si las estrategias de aceptación no funcionan, podemos pasar a, al menos, intentar tolerarlas.

Y también, cambiar

Por supuesto, una vez aumentada la capacidad de aceptación del otro, unidos en un frente común, en consulta psicológica pasamos a generar oportunidades de cambio, a través de estrategias que los psicólogos hace tiempo que utilizan en terapia de pareja y que son de gran utilidad: mejorar el intercambio de conductas agradables del uno al otro, mejorar la comunicación entre ambos, ayudarles a tener herramientas para resolver problemas concretos, etc…

Maria Teresa López

Terapia de pareja

Psicóloga

 

También te puede interesar

Cómo independizarse de las imposiciones familiares

¿Lo que dicen nuestros padres va a misa? Nuestros progenitores, aún en nuestra edad adulta, pueden seguir ejerciendo una autoridad moral que rige algunas de nuestras acciones.     Cuando éramos niños, nuestra inmadurez evolutiva necesitaba de una guía clara...

Cómo conseguir un verano sin problemas de pareja

  Cómo utilizar la comunicación sana en la pareja En ocasiones nos vemos inmersos en un estilo de comunicación parco, recriminatorio o impaciente con nuestra pareja. No se sabe bien quién empezó pero el otro reaccionó de la misma manera y estamos metidos en una...

Aventuras extramatrimoniales, cómo ponerles fin

No es lo deseable; sin embargo, en ocasiones, pasa.
Una pareja que atraviesa una época de tensión, alejamiento, o que no encuentra el modo de resolver problemas enquistados es más vulnerable a dejarse llevar por una aventura externa.

 

Psicólogos en Valencia APAI

Plaça de l´Ajuntament, 8, 3, 46002 València
Teléfono: 963 94 47 95
Email: info@apai-psicologos.com

Gabinete de psicología en Valencia capital

 

Psicólogas Valencia

Somos cinco psicólogas, una nutricionista, una dietista y un coach.

Ocho mentes piensan mejor que una. Creemos en la sinergia de un gran equipo especializado. Pero, sobretodo, ya creemos en ti.

Llámanos
Como llegar