Sin duda, estas van a ser unas Navidades atípicas. Debemos renunciar a algunos de los alicientes de estas fechas: reunirnos con gente que hace tiempo que no vemos, volver a juntar a toda la familia en torno a la mesa, salir a celebrar la llegada de un nuevo año… para asegurarnos un bien básico como es la salud.

Pero no solo esto, los niños y niñas tienen algunas dudas… ¿y las cabalgatas de Reyes? ¿podrá llegar Papá Noel hasta nuestra casa? ¿cómo celebraremos el año nuevo?

Ayúdales a afrontar esta navidad tan especial

Los más pequeños de la casa nos han dado desde el inicio de la pandemia una gran lección de flexibilidad y adaptabilidad. Seguramente lo harán una vez más durante las fiestas de Navidad, pero vamos a daros algunas pautas para hacer frente a los pequeños o grandes desengaños que puedan sufrir. Aunque no puedan estar con su tío favorito en Nochebuena o no vayan a comer con los abuelos en Navidad, hay otras formas de traerlos a casa. Podemos hacer un collage con las fotos de toda la gente que nos gustaría tener cerca, enviar abrazos en forma de postales navideñas o hacer un vídeo personalizado felicitando las fiestas. Lo importante es que todas aquellas personas sepan que son importantes para nosotros y lo mucho que nos gustaría estar con ellas.

 

 

 

Uno de los valores fundamentales que nos impone esta situación es la importancia de cuidar a los demás, así que es fácil adivinar que los Reyes Magos van a suspender todas sus cabalgatas para procurar que todos estemos sanos y seguros. Obviamente, ellos son inmunes al virus, así que no hay motivo para preocuparse por los regalos

Cómo explicarle los cambios de este año

Para recibir el año nuevo, tendremos que conformarnos, una vez más, con una celebración más íntima. ¿Por qué no aprovecharlo para instaurar nuevos rituales? Podemos decorar una caja de zapatos que utilizaremos para guardar nuestros pequeños tesoros del año: una piedra de una excursión, la entrada de un teatro, la pulsera que nos regaló una amiguita y luego se rompió… La próxima Nochevieja repasaremos todos los momentos bonitos que hemos vivido y nos prepararemos para llenar una caja tan nueva como el año que empieza.

O podemos preparar una lista de deseos para el año nuevo, escribirlos en papelitos individuales y regalarlos a los miembros de la familia o hacer una ronda diciendo en qué pensamos que hemos mejorado este año y en qué queremos ser mejores el próximo…

Tus sentimientos como madre o padre

Sin duda, cualquier cambio es asumible si estamos todos juntos… pero ¿qué ocurre cuando un familiar ha fallecido recientemente? ¿cómo ayudamos a nuestros hijos e hijas a afrontar esta pérdida? En primer lugar, siendo sinceros con nuestros propios sentimientos. Aunque, evidentemente, intentaremos poner nuestra mejor cara y controlar nuestras emociones, es importante no esconder la tristeza o la nostalgia

No pasa nada si lloramos

Si ocultamos este sentimiento estamos negándoles que ellos mismos se sientan mal. No ocurre nada si nos ven llorar, podemos explicarles que nos sentimos tristes pero que hay cosas que nos pueden hacer sentir mejor: un abrazo en silencio, escuchar una canción, hablar de anécdotas divertidas compartidas con la persona que ya no está… De esta forma les enseñamos que la tristeza es una emoción que se puede controlar y que nos sirve para valorar aquello que perdimos y aquello que todavía tenemos.

 

 

 

 

En cualquier caso, es conveniente crear algún pequeño homenaje o despedida a la persona ausente: el último brindis del año, su foto en el árbol de Navidad o comer su postre favorito en Nochebuena.

Respeta también sus sentimientos

Debemos, de la misma forma, respetar sus sentimientos y darles espacio para demostrarlos. Hay algunos niños que se muestran muy emotivos, los acogeremos, tranquilizaremos y daremos cariño en ese momento. Hay otros que actúan como si nada hubiera ocurrido, que evitan hablar o se muestran rígidos ante la expresión de sentimientos. Puede que en ese caso sea suficiente decirles que cada uno se expresa como puede y sabe y que estamos disponibles para lo que necesiten.

En cualquier caso, es conveniente crear algún pequeño homenaje o despedida a la persona ausente: el último brindis del año, su foto en el árbol de Navidad o comer su postre favorito en Nochebuena.

Valores que importan

Aprovechad estas fiestas de Navidad para volver a poner de relevancia lo realmente importante: estar con los seres queridos, ralentizar nuestras ajetreadas vidas y disfrutar de los momentos con los más pequeños dedicándoles tiempo de calidad.

¿Te gustan nuestros artículos?

Ana Borja Royo

Psicóloga infanto-juvenil

 

La verdad sobre los Reyes Magos

La verdad sobre los Reyes Magos

Llegamos al final del 2020, un año marcado por el Covid-19 que, además, traerá unas navidades muy diferentes para todos y todas. Pero algo que no va a cambiar este año es la ilusión y las ganas de los más pequeños de la casa por la llegada de la navidad, de Papá Noel...

Auto-lesiones en adolescentes, ¿cómo actuar?

Auto-lesiones en adolescentes, ¿cómo actuar?

El Covid-19 ha traído consigo consecuencias económicas y sociales que han afectado psicológicamente a niños, niñas y adolescentes de todo el mundo. Los efectos del confinamiento y del aislamiento han provocado en esta población sentimientos de tristeza, estrés… y en...

Habilidades sociales en la infancia

Habilidades sociales en la infancia

¿Qué son las habilidades sociales? Las habilidades sociales son un conjunto de conductas que nos permiten desenvolvernos eficazmente en las situaciones sociales, pudiendo establecer relaciones adecuadas con los otros y resolver conflictos. El contexto donde nos...

Llámanos
Como llegar