Las pérdidas en la infancia

Aunque duela, no hay nada más natural que morir o perder a un ser querido. Si queremos educar a niñ@s que puedan hacer frente a la vida con coraje y recursos, debemos enseñarles a afrontar las pérdidas.

 

¿Cómo ayudar durante el duelo infantil?

 

Ayúdale a hacer real la pérdida

Para ayudar a niños y adolescentes a darse cuenta de la pérdida es recomendable (como hemos comentado en un post anterior sobre si era conveniente ocultar la muerte a nuestros hijos) que asistan a los rituales de despedida y compartan sus emociones con las personas que son importantes para ellos.

Cada uno a su ritmo, se van dando cuenta de que el fallecido o la fallecida no participan en las actividades cotidianas, a veces se dan cuenta de golpe y otras veces parece que “no notan nada” hasta pasado un tiempo.

En los casos de enfermedad terminal larga, el duelo se da en gran parte de manera anticipada, por esa razón también ayudan las visitas y la participación de los niños y las niñas en los cuidados de la persona enferma.

Es de gran ayuda también que el ámbito educativo sea sensible y conozca la situación, para que el alumno o alumna se sienta apoyada y comprendida, ante todas las reacciones emocionales y comportamentales que puedan tener.

Es aconsejable que las rutinas sufran los menores cambios posibles, los tiempos de ocio y las amistades también son muy importantes.

 

Ayúdale a identificar sus emociones

 

Tenemos que hablar de la muerte y poner nombre a lo que sentimos para hacerlo más manejable. Esto hace que sea menos terrible.

En la infancia puede aparecer el sentimiento de culpa por su relación con el pensamiento mágico (a veces, durante algún enfado, han deseado que alguien muera, y luego piensan que son responsables de la muerte). Esto también sucede en el caso de los adolescentes, al estar en un momento importante de independencia respecto a los progenitores, surgen conflicto y pueden experimentar culpabilidad derivada de esa situación especial de cambio de etapa.

 

Aparece también el sentimiento de vulnerabilidad hacia el mundo y temor a que ocurra lo mismo a otros seres queridos.

Es frecuente que en fechas señaladas noten más el vacío y reaparezcan algunas emociones, hay que prepararlos para que no les pille desprevenidos.

Darles permiso para llorar y para expresar la rabia hace que se sientan entendidos y aceptados, por lo que el malestar disminuye.

 

 Ayúdale mediante el juego

El juego nos puede ayudar en este proceso ya que es un recurso que los niños y las niñas utilizan de manera natural.

Podemos “jugar” a construir un entramado de recuerdos positivos y valorar todo lo bueno que nos ha dejado.

Encontrar un lugar significativo dentro o fuera, en el corazón, en una estrella, en un árbol, en el cementerio… le ayudará a sentirle, a “colocarle” y a recordarle

¿Qué conductas nos alertan sobre un duelo complicado?

Aunque los seres humanos estamos equipados emocionalmente para los procesos de duelo, al ser algo tan natural, lo cierto es que en algunas situaciones los duelos se complican y requieren tratamiento. Estas son las conductas que nos pueden alertar si se vuelven muy intensas o de larga duración.

 

Señales de alerta antes de los 6 años

-Hay un retroceso en las actividades q se realizaban de forma autónoma (no quieren dormir solos cuando ya lo hacían….)

-Lloran mucho y de forma exagerada, están muy sensibles.

-Tienen mucha ansiedad por separación

-Miedos

-Insomnio prolongado o pesadillas recurrentes que antes no tenía.

-Tristeza profunda

-Pérdida significativa de peso.

 

Señales de alerta a partir de los 6 años

-Aislamiento familiar y social.

-Aparente anestesia emocional: apenas es capaz de expresar las emociones asociadas a la muerte.

-Tendencia exagerada a cuidar a otras personas.

-Síntomas persistentes de ansiedad, nerviosismo  así como síntomas depresivos que persisten.

-Malhumor y agresividad constante, incluso agresiones a sus iguales.

-Bajada drástica de actividad: no le apetece participar en nada.

-Problemas de concentración que se prolongan y una bajada drástica del rendimiento escolar que se mantiene en el tiempo.

-Miedos prolongados e impropios de su edad.

-Ansiedad de separación que no cesa.

-Somatizaciones persistentes que no tienen una explicación médica: dolores de cabeza, de tripa, vómitos, dolores musculares…

 

Señales de alerta en la adolescencia

-Irritabilidad, agresividad o impulsividad extremas.

-Ira hacia quienes le dieron la noticia o hacia el personal sanitario.

-Pensamientos negativos recurrentes sobre la muerte.

-Conductas de riesgo: consumo de tóxicos…

-Ideación o elaboración de un plan suicida.

-Sintomatología depresiva mantenida.

-Culpa

-Incapacidad para retornar a sus rutinas habituales.

-Bajada significativa del rendimiento académico.

-Aislamiento social extremo.

-Quejas somáticas relacionadas con la enfermedad de la persona fa­llecida.

-Aparición de otros trastornos psicológicos.

 

Por suerte, la gran mayoría de los duelos se acaban resolviendo sin necesidad de ayudas fuera de los recursos naturales: la familia, amistades… Pero si tenéis dudas sobre sus conductas de alerta o pensáis que los niños/as o los adolescentes van a necesitar ayuda debéis acudir a un psicólogo para que os oriente.

¿Te gustan nuestros artículos?

 

Aroa Albert

Psicóloga infanto-juvenil en Valencia

También te puede interesar

Los ritmos biológicos de los niños en el confinamiento

PERO SUS RITMOS DE COMIDA Y SUEÑO HAN CAMBIADO Después de tres semanas de confinamiento nuestras rutinas de adultos se acomodan, poco a poco, a esta nueva situación. Vamos aprendiendo a lidiar con el teletrabajo o a encontrarnos sin él, a hacernos un hueco en una casa...

Hermanos: ¿peleas en casa?

Hermanos: ¿peleas en casa durante la cuarentena? El roce hace el cariño, pero también hace saltar chispas. Tras unas semanas compartiendo espacio y tiempo de forma continua las discusiones entre hermanos son inevitables. Te damos unos consejos breves para intentar...

Cómo sobrevivir a la cuarentena con niños en casa

NIÑOS17 DE MARZO DE 2020   Para ti la cuarentena no es ese tiempo de reflexión y sosiego para leer libros atrasados, ponerte al día con las series de moda, experimentar recetas u ordenar las fotos de los últimos años… Es más bien una ginkana de hacer...

 

Psicólogos en Valencia APAI

Plaça de l´Ajuntament, 8, 3, 46002 València
Teléfono: 963 94 47 95
Email: info@apai-psicologos.com

Gabinete de psicología en Valencia capital

 

Psicólogas Valencia

Somos cinco psicólogas, una nutricionista, una dietista y un coach.

Ocho mentes piensan mejor que una. Creemos en la sinergia de un gran equipo especializado. Pero, sobretodo, ya creemos en ti.

Llámanos
Como llegar