Obsesiones

Una obsesión es una idea, imagen o impulso que se experimenta como “intrusivo”, y que la persona intenta suprimir. La obsesión no es voluntaria, sino que es vivenciada por la persona como algo que invade su conciencia. Por el contrario, una compulsión es una conducta repetitiva como respuesta a una obsesión y de acuerdo a unas reglas.

El tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo que realiza un psicólogo tiene como finalidad reducir o eliminar la intensidad/frecuencia de los síntomas obsesivos y/o compulsivos y el malestar asociados a ellos.

Psicología adultos > Obsesiones

niño con ansiedad

Trastorno Obsesivo Compulsivo

Las rumiaciones obsesivas son un fenómeno que se enmarca dentro del Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC). La mayoría de personas tiene una idea concreta de lo que puede ser un Trastornos Obsesivo Compulsivo: el típico caso de una persona que se lava compulsivamente las manos, por ejemplo, o que necesita tenerlo todo perfectamente ordenado de manera estricta e innegociable. Pero esta es sólo una de las formas que puede tomar el trastorno.

Obsesiones y compulsiones

Al hecho de lavarse las manos de esa manera, o de comprobar un número fijo de veces si se ha cerrado el gas, los psicólogos lo llamamos compulsión. La compulsión es un acto que viene detrás de una obsesión. Es decir, la obsesión aparece, genera inquietud y nos urge a realizar la compulsión. El el caso arriba citado, aparece la obsesión “he tocado dinero, no sé por cuántas manos habrá pasado, es horrible, estoy contaminado”; esa obsesión acaba resolviéndose momentáneamente con una compulsión -lavarse las manos-, tras la cual aparece una momentánea calma.

El problema es que inmediatamente viene otra obsesión “ahora al salir del baño he tocado el pomo de la puerta, ¿y si el que ha entrado antes no se ha lavado las manos después de orinar?”, la cual nos impele de nuevo a entrar y lavarnos las manos -otra compulsión-, con lo cual el ciclo no acaba nunca. No olvidemos que los fenómenos obsesivos compulsivos son manifestaciones de ansiedad.

Las rumiaciones obsesivas

Pero los psicólogos también nos encontramos con personas que no presentan compulsiones observables a primera vista, es decir, personas que tienen un Trastorno Obsesivo Compulsivo pero que no hacen conductas evidentes a las que los psicólogos llamamos compulsiones manifiestas.
Hace décadas se pensaba que estos casos eran los menos, pero los estudios de hace ya años apuntan a que los casos en los que sólo se manifiestan obsesiones podrían ascender al 30-60% de los casos totales de Trastorno Obsesivo Compulsivo.

Es decir que, para un gran número de personas, el principal problema son las rumiaciones obsesivas. A las personas que presentan este problema de rumiaciones obsesivas, se les suele llamar “obsesivos puros”.

Los pensamiento intrusivos

Sin embargo, no debemos confundir las rumiaciones obsesivas con los pensamientos intrusivos. A los pensamientos intrusivos los psicólogos los consideramos habituales, la mayoría de las personas los hemos tenido. No hay problema alguno, en sí, en tenerlos. Pero un pensamiento intrusivo puede convertirse en una obsesión en función del significado que le demos.

¿Qué son los pensamientos intrusivos?

Imaginemos a una madre que, harta de que su hijo llore, en un momento dado se le cruza por la cabeza la idea “a que lo tiro por el balcón”, o a una persona que va por la carretera y, sin venir a cuento, le viene a la cabeza la idea de “¿y si me dirijo hacia ese árbol y me estampo?”. Esto son pensamientos intrusivos, pero todavía no rumiaciones obsesivas u obsesiones.

¿Cuándo se convierten en obsesiones o rumiaciones obsesivas?

Cuando nos preocupamos en exceso por tenerlos y comenzamos a darles vueltas y a pensar que somos capaces de hacerlo: “soy una mala madre/ si pienso esto es que no quiero a mi hijo/ quién me dice que no soy capaz de hacerlo en un momento de locura, etc”.
Ante estos temores, corremos el riesgo de decidir no estar solas con nuestro hijo, o no coger el coche como conductor, lo cual refuerza el problema, pues le da validez a la idea de que seríamos capaces de hacerlo. Si, además, luchamos por suprimir ese pensamiento, se observa un fenómeno rebote, y el pensamiento aparece cada vez más. Si, por contra, pensamos: “menuda tontería que acabo de pensar, debo estar muy cansada”, el pensamiento intrusivo va disminuyendo y problema se va solucionando.

Tratamiento psicológico de las rumiaciones obsesivas

En el tratamiento de las rumiaciones obsesivas es muy importante que se produzca una buena conexión entre terapeuta y cliente. Suele pedirse cierta colaboración a la familia, a la que se da instrucciones respecto a cómo debe actuar, pues suelen andar perdidos y suelen realizar conductas que, en ocasiones, agravan el problema. Uno de los objetivos es que la persona con rumiaciones obsesivas cambie el significado que le da a los pensamientos intrusivos que tiene, para ello se diseñan “experimentos” conductuales y cognitivos que van ayudando a la persona a desenredar la madeja.

Es fundamental ayudar a la persona a que deje de hacer aquellas evitaciones o conductas que refuerzan el cuadro.

ANSIEDAD

Los 4 errores que cometemos al afrontar el miedo

Tener miedo es una experiencia compleja. Nos paraliza o nos hace huir desesperadamente. En algunas ocasiones es útil y quedarse quieto o escapar nos ayuda a salir del peligro, pero en otras los miedos dominan nuestro día a día, no son beneficiosos y...

leer más

Claves para detectar y vencer la ansiedad

Aunque pueda sonar extraño, no siempre detectamos la ansiedad cuando la tenemos. Esto es así porque puede manifestarse de formas diferentes y algunas de ellas son más conocidas que otras. La gente suele relacionar la ansiedad con sensación de ahogo, taquicardia o nerviosismo, pero no son estos los únicos síntomas que puede presentar.

leer más

De espaldas al mundo: el trastorno de personalidad por evitación

A la mayoría de las personas no nos gusta que nos rechacen o que nos humillen. Nos gusta agradar y que nos aprecien. No obstante, al vivir en sociedad, hemos aprendido que no sólo no puede gustarse a todo el mundo, sino que incluso hay personas que te rechazan, critican o desprecian abiertamente.

leer más

Tiroides, depresión y ansiedad

Estamos en una sociedad con cierta tendencia a “psicologizar” las vivencias. Con la tiroides, pasa algo así. Los términos utilizados por los psicólogos han trascendido a la cultura popular, y todos tenemos a mano las palabras estrés, ansiedad, depresión…

leer más

TDAH en adultos

La mayoría de personas dirían que el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es cosa de niños. Sin embargo, el 3,4% de la población general tiene este trastorno, aunque la mayoría no lo saben.

leer más

Timidez en la infancia

Jorge tiene siete años y su madre cuenta que, a menudo, parece que sea dos niños distintos. Le encanta estar en casa, le apasionan los dinosaurios y los animales.

leer más

 

Psicólogos en Valencia APAI

Plaça de l´Ajuntament, 8, 3, 46002 València
Teléfono: 963 94 47 95
Email: info@apai-psicologos.com

Gabinete de psicología en Valencia capital

 

Psicólogas Valencia

Somos cinco psicólogas, una nutricionista, una dietista y un coach.

Ocho mentes piensan mejor que una. Creemos en la sinergia de un gran equipo especializado. Pero, sobretodo, ya creemos en ti.

Llámanos
Como llegar