PSICOLOGÍA JURÍDICA
31 agosto 2018


Peritaje psicológico del mobbing o acoso laboral

El mobbing es un concepto que empezó a conocerse en la década de los noventa del siglo pasado; no porque antes no existiera (existe desde siempre), sino porque comenzó a estudiarse y sistematizarse, es decir, a conceptualizarse.

Qué es el mobbing

El mobbing es un tipo de acoso psicológico que se produce en el entorno laboral. No se trata de una situación en la que una persona, de modo puntual, tiene un problema con un compañero de trabajo, sino de una situación de acoso sistemática y prolongada en el tiempo que puede ser llevada a cabo tanto por una como por varias personas sobre otra.

Lo que se propone el que perpetra mobbing es minar psicológicamente a la otra persona para que comience a cometer fallos fruto del estrés y el aislamiento sistemático al que está siendo sometido. De este modo, es fácil que deje el trabajo o le despidan. Así el acosador, o los acosadores, se libran de sus víctimas, bien porque les caían mal, bien porque deseaban que quedara vacante su puesto de trabajo. En algunas ocasiones son los propios superiores o jefes los que someten a mobbing a alguno de sus empleados para deshacerse de ellos. O al revés.

Cómo empieza y evoluciona un proceso de mobbing

Como psicólogos jurídicos, observamos que, en todo proceso de mobbing, suele haber un suceso disparador que inicia el acoso laboral. El incidente puede ser de muchas índoles y la casuística es muy variada, aunque suele ser común algunas de las siguientes: la víctima tiene una promoción laboral y uno o varios compañeros la sienten como injusta o inmerecida; la víctima tiene una discusión con un compañero o jefe que comienza a hostigarle a partir de ella; la víctima de mobbing tiene un desacuerdo respecto a algún punto y reclama formalmente un derecho laboral que no es bien visto.

A partir de ese suceso disparador, la víctima de mobbing empieza a sufrir acoso por parte del acosador. Este acoso puede ser de muchos tipos, aunque son frecuentes los siguientes: ocultarle información importante para el desempeño de su trabajo, sobrecargarle de tareas a un ritmo que sea imposible de asumir por la víctima, interrumpirle constantemente para que se equivoque o sufra estrés o problemas de concentración en la tarea, hacerle notar que es indeseable evitando mirarle a los ojos o hablarle, comenzar una campaña de desprestigio y ridiculización de la víctima, tratarle con violencia verbal, física o sexual, etc… Cuando este acoso se repite y sistematiza, la víctima comienza a experimentar estrés y miedo a determinadas situaciones laborales, lo que acaba generando que empiece a dudar de su propia valía y se resienta gravemente su autoestima.

Cómo sigue después la historia ya depende de muchos factores: en ocasiones interviene la empresa, en otras la persona coge una baja por ansiedad o depresión sin nombrar la causa, en otros es despedido por su bajo desempeño laboral…

Qué tipos de mobbing existen

No todos los mobbing son iguales, dado que la posición jerárquica del agresor y la víctima determina algunas diferencias.

El mobbing ascendente

Si el agresor tiene un puesto jerárquico inferior a la víctima, hablamos de mobbing ascendente. Aunque muchas personas no lo crean, este tipo de mobbing o acoso laboral de subordinados a superiores, efectivamente, también existe.

El mobbing descendente

Cuando el agresor tiene un puesto jerárquico superior a la víctima, hablamos de mobbing descendente. Es un de los tipos de acoso, junto con el horizontal, más conocidos.

El mobbing horizontal

Cuando el agresor o agresores es compañero o compañeros de la víctima, es cuando hablamos de mobbing horizontal. En ocasiones se produce un hostigamiento horizontal global contra una persona, una situación altamente traumatizante por el aislamiento social dentro del entorno laboral que supone y por la sensación de complot contra uno.

El informe pericial del mobbing

Objetivos de un informe pericial

El objetivo más claro de un peritaje psicológico en un posible caso de mobbing es determinar si existe una causalidad entre los síntomas que presenta la persona y la situación de mobbing que refiere. Si se puede establecer esta causalidad se puede fundamentar una denuncia por acoso moral en el entorno laboral, se puede tener estrategias para afrontar un despido o mejores herramientas para acudir a un acto de conciliación.

Cómo discurre un proceso de peritaje psicológico en un caso de mobbing

En primer lugar el perito psicólogo realizará varias entrevistas en las que tomará nota de todos los acontecimientos que cuente el cliente, así como de las consecuencias que han tenido para él o ella. Esto nos dará una visión global sobre la consistencia de la situación.

A partir de ahí, el segundo paso es realizar una pormenorizada evaluación psicológica de todos los síntomas que tiene el cliente, tanto mediante la observación del perito psicólogo, como por las medidas psicométricas que arrojen los diversos cuestionarios con los que habrá sido evaluado. Estos cuestionarios evalúan aspectos tan importantes como la depresión, la situación psicológica global, la calidad de vida tras el acoso, los patrones de personalidad y los aspectos específicos del acoso laboral.

Un parte importante de un peritaje psicológico sobre mobbing es poder diferenciarlo de otros procesos que cursen con sintomatología parecida, para poder fundamentar una causa sólida que ayude al letrado y la víctima. En este sentido es importante poder diferenciarlo del estrés laboralel síndrome del burnout, los conflictos laborales que permiten una resolución y vuelta a la normalidad, entre otros. En el informe también se evalúa la veracidad del testimonio, sin la cual el informe carecería de sentido y sería desestimado rápidamente.

Ana Borja Royo

Perito psicóloga

 

 

Psicología jurídica en Valencia

 

También te puede interesar

Separaciones, el informe pericial del psicólogo

Cuando una pareja con hijos inicia trámites en procesos de separaciones y divorcios se enfrenta no solo a un duro proceso emocional y a una serie de toma de decisiones “prácticas”: lugar de residencia, reparto de los bienes comunes… sino también a toda una serie de decisiones muy importantes que afectarán muy directamente al futuro de sus hijos.

Cómo funciona un proceso con un mediador familiar

Entendemos la mediación como un proceso en el que dos partes de una familia se decantan, de forma voluntaria, por iniciar un proceso con un profesional externo, neutro y cualificado en un ambiente de confidencialidad y respeto. El mediador familiar ayudará a las dos partes a que se entiendan, saliendo de los círculos habituales de comunicación y visión del otro que habitualmente suelen estar preestablecidos y rigen la relación.

Violencia intrafamiliar y términos afines

Si el proceso de separación o divorcio de una pareja nunca es fácil, es una situación especialmente complicada cuando se produce en un contexto de violencia intrafamiliar. La violencia doméstica o violencia intrafamiliar se define como «la violencia ejercida en el terreno de la convivencia familiar o asimilada, por parte de uno de los miembros contra otros, contra alguno de los demás o contra todos ellos».

 

Psicólogos en Valencia APAI

Plaça de l´Ajuntament, 8, 3, 46002 València
Teléfono: 963 94 47 95
Email: info@apai-psicologos.com

Gabinete de psicología en Valencia capital

 

Psicólogas Valencia

Somos cinco psicólogas, una nutricionista, una dietista y un coach.

Ocho mentes piensan mejor que una. Creemos en la sinergia de un gran equipo especializado. Pero, sobretodo, ya creemos en ti.

Llámanos
Como llegar