PSICOLOGÍA INFANTIL

14 mayo 2018

Qué son exactamente los problemas de conducta en los niños

Problemas de conducta

No hay más que sentarse en un banco de un parque, hacer la cola del súper o viajar en transporte público… una de las quejas más habituales de los padres es el mal comportamiento de los niños: “ya no puedo con él”, “todo tiene que ser a gritos”, “me da miedo pensar cuando sea adolescente”…

No hay más que sentarse en un banco de un parque, hacer la cola del súper o viajar en transporte público… una de las quejas más habituales de los padres es el mal comportamiento de los niños: “ya no puedo con él”, “todo tiene que ser a gritos”, “me da miedo pensar cuando sea adolescente”…

El negativismo, la desobediencia, las actitudes desafiantes en los niños son normales, incluso deseables, en ciertas etapas como hacia los dos- tres años o durante la adolescencia. Durante estas etapas se produce un desarrollo de la autonomía y un afán por explorar todavía mayores que durante el resto de la infancia. Aumentan los problemas de comportamiento al mismo tiempo que se practica la toma de decisiones, se reivindica un mayor control y se desarrolla personalidad.

Es habitual, en el recorrido como padres y madres, que de vez en cuando nos sintamos sobrepasados, al borde de tirar la toalla, que sintamos que estamos fallando… pero cuando estos sentimientos se convierten en habituales, cuando llegamos a “aborrecer” a nuestros hijos o a tener miedo a sus berrinches y sus enfados estamos poniendo en peligro nuestro vínculo con ellos. Es el momento de hacer algo diferente, y la psicología infantil nos puede echar una mano en ese nuevo camino.

El papel del psicólogo infantil

En primer lugar, el psicólogo infantil intentará concretar el máximo cuales son las características de los problemas de conducta que presenta el niño o la niña. ¿Cuándo se dan las dificultades? ¿Con quién se da el mal comportamiento? ¿Cómo se manifiesta? ¿Qué consecuencias provoca el “portarse mal”?. A partir de este análisis se trata de discriminar qué factores están influyendo en el los problemas de conducta del niño.

Diagnóstico

Es también el momento de discriminar cómo estas dificultades en la relación están influyendo en otros componentes: una baja tolerancia a la frustración, una conducta demasiado impulsiva, dificultades para discriminar las propias emociones, ansiedad, miedo… Incluso la depresión, en los niños, puede ser la causante de su agresividad o su desobediencia. En algunos casos es el momento de diagnosticar un trastorno del comportamiento con entidad propia: trastorno por déficit de atención con hiperactividad, trastorno disocia o trastorno negativista desafiante.

En cualquier caso la intervención siempre apuntará a  dos dianas: una es el propio niño, la otra, los adultos que le rodean. Una premisa básica es mejorar la comunicación dentro de la familia, que, en estos casos, suele estar muy deteriorada.  Otra línea de trabajo es la gestión de emociones, no solo las del niño o el adolescente, sino también la de los padres: qué hacer con la frustración, la impotencia, la rabia, la decepción que todos los miembros de la familia están viviendo día a día. A menudo también se debe realizar un trabajo para mejorar la autonomía del niño y ayudarle con la toma de decisiones y el control de impulsos.

Dependiendo de la intensidad y la frecuencia de las dificultades, del tiempo que la familia lleve inmersa en la situación, de la edad del niño y de sus características, de la capacidad de cambio de los padres, etc. la terapia ahondará en un aspecto u otro. Por regla general, los resultados suelen ser rápidos aunque necesitan constancia para mantenerse en el tiempo.

También te puede interesar

Adolescencia, sentirse parte de algo

ADOLESCENTES 24 mayo 2019 Adolescencia, sentirse parte de algo   La adolescencia supone ese periodo de tránsito vital que discurre entre la infancia y la edad adulta. Es un periodo de cambios evidentes a nivel biológico, pero también desde un punto de...

La transgresión como método para aprender las normas

A los niños, en general, les cuesta obedecer: intentan oponerse a las normas que les imponen los padres, pretenden imponer su criterio y se ponen más o menos agresivos cuando los padres no les comprenden o no aceptan sus deseos.

Timidez en la infancia

Jorge tiene siete años y su madre cuenta que, a menudo, parece que sea dos niños distintos. Le encanta estar en casa, le apasionan los dinosaurios y los animales.

Apai Psicólogos

Centro de psicólogos en Valencia

Plaza del Ayuntamiento 8, 2º,3ª
46002 Valencia centro
963 94 47 95
info@apai-psicologos.com

Gabinete de psicología en Valencia capital

Psicólogas Valencia

Somos cinco psicólogas, una nutricionista, una dietista y un coach.

Ocho mentes piensan mejor que una. Creemos en la sinergia de un gran equipo especializado. Pero, sobretodo, ya creemos en ti.

Llámanos
Como llegar