ANSIEDAD
01 DE OCTUBRE DE 2019


¿Por qué me da miedo ir a la universidad?

El miedo a ir a la universidad es un temor relativamente frecuente en la consulta de un psicólogo. Los que lo padecen lo pasan francamente mal, debido a que, en muchos casos, las tareas académicas son su única obligación, motivo por el cual se sienten culpables. En muchos casos sienten que están fallando a todo el mundo, incluido ellos mismos, y que son un fraude.

Desde un ligero malestar a una auténtica fobia

El miedo a ir a la universidad puede ir desde cierta sensación de desagrado ante la asistencia a algunas clases, hasta una autentica fobia, con una evitación total de todo lo que tenga que ver con la facultad. El nivel de malestar y el nivel de interferencia en la vida diaria están muy relacionados con el punto en que se encuentra de este continuo.

Qué es lo que da miedo de ir a la universidad

En el origen de un miedo a ir a la universidad puede estar tanto un miedo social previo como una inseguridad a comprender la dinámica de la facultad o sentirse incapaz de hacer frente al nuevo reto y sacar los resultados esperados. El paso del bachillerato a la universidad es abrupto, las dinámicas son diferentes, hay que conocer gente nueva y enfrentarse a retos burocráticos, emocionales, sociales e intelectuales. Esto puede desconcertar a muchos.

¿Cómo puedo regular mis emociones para superar esta situación?

La regulación emocional adaptativa sería aquella que nos ayudara a resolver la situación del modo más adecuado posible, atendiendo no sólo al corto plazo, sino al medio y al largo plazo. También tendría en cuenta toda la información el contexto para tomar la mejor decisión posible, sin caer en dogmatismos o rigideces.

Por regla general, las mejores maneras de regularse emocionalmente son: observar lo que sentimos, sin resistirnos ni luchar contra ello o reprimirnos, etiquetar adecuadamente qué es eso que sentimos, bajar un poco la intensidad de la emoción para poder pensar con claridad y, posteriormente, actuar.

¿Por qué no puedo regular mis emociones ante la universidad?

Una regulación emocional poco eficiente puede llegar a regular la emoción, pero de modo poco conveniente, como en los casos anteriores que hemos señalado antes: estrategias de evitación, por ejemplo, suelen ser poco eficientes, aunque en algunos casos estén indicadas, del mismo modo que la supresión emocional o la evitación. Un ejemplo de regulación emocional poco eficiente lo ve con frecuencia el psicólogo experto en adicciones, pues la persona con una adicción, ya sea a los fármacos, al alcohol, a la cocaína o al móvil, intenta regular sus emociones mediante la conducta adictiva: el cigarrillo para relajarse, el móvil para evadirse o gratificarse, etc…

Si yo ya tenía ansiedad social, ¿es normal que me cueste más?

Para personas con miedos sociales, enfrentarse a un entorno social completamente nuevo, es muy estresante. Pueden temer quedarse aisladas, sin grupo, o sentir angustia ante la posibilidad de que les ridiculicen en público. No hay que olvidar que algunos estudiantes tienen una historia de acoso escolar tras de sí. En la universidad se vuelven frecuentes los trabajos en grupo y los exámenes orales, dos de las fuentes de estrés más importante para un estudiante con ansiedad social dado que, evitarlas, supone fracaso escolar.

¿Y si me da miedo no dar la talla academicamente?

Cambiar de un entorno controlado, en el que la información se ofrece de forma más estructurada, como es en Bachiller, a un sistema académico completamente nuevo como es la facultad, desconcierta y agobia a muchos estudiantes, que sienten que van mendigando y buscando desesperadamente la información en un entorno nuevo. Este desconcierto inicial, en personas con baja autoestima, o muy exigentes, puede generar estrés y bloqueo, consituyendo un mal punto de partida, pues la ansiedad elevada provoca estrechamiento atencional y visión túnel, provocando que cada vez se enteren menos de la materia. Si se junta con miedo social, con un no saber pedir ayuda, con una presión a rendir de modo notable… el drama puede estar servido y puede desencadenar miedo a ir a la universidad.

Cada vez evito más ir a clase

Lo anterior puede comenzar a provocar pequeñas evitaciones, pequeños escapes, faltas a clase, exámenes por presentar, trabajos por entregar… lo que disminuye aún la autoestima y genera más sensación de culpa y ansiedad. La ansiedad y la culpa llevan a más retrasos, más evitación, más postergación, a no ponerse a estudiar, etc… agravando el círculo vicioso. Cuando acuden al psicólogo, estos estudiantes ya suelen llevar tiempo evitando.

Se ma ha complicado y estoy mintiendo a mi familia

El miedo a ir a la universidad puede provocar suspensos y pérdida de convocatorias que no son contadas a la familia por miedo a la reprimenda, a la desaprobación o a decepcionarles. El estudiante se siente mal por el dinero que sus padres invierten en su formación, se compara con sus amigos y puede llegar a mentirles, lo que agrava su inestabilidad emocional.

¿Tengo solución?

El miedo a ir a la universidad puede ser superado con la ayuda de un psicólogo que, con cariño y comprensión, apoyará al estudiante y le ayudará a mejorar su autoestima, a relacionarse con los compañeros y profesores sin ansiedad, y a poder volver a sentarse frente a un libro o presentarse a un examen. Si has cogido miedo a ir a la universidad, no lo dudes, lo que te ocurre tiene solución, no es que seas débil, o incapaz, no eres un fraude. Es un problema frecuente y tiene solución.

Mª José Miguel Quilis

Psicóloga de adultos en Valencia

Directora Apai Psicólogos

Psicólogos en Valencia

También te puede interesar

Los 4 errores que cometemos al afrontar el miedo

Tener miedo es una experiencia compleja. Nos paraliza o nos hace huir desesperadamente. En algunas ocasiones es útil y quedarse quieto o escapar nos ayuda a salir del peligro, pero en otras los miedos dominan nuestro día a día, no son beneficiosos y...

Claves para detectar y vencer la ansiedad

Aunque pueda sonar extraño, no siempre detectamos la ansiedad cuando la tenemos. Esto es así porque puede manifestarse de formas diferentes y algunas de ellas son más conocidas que otras. La gente suele relacionar la ansiedad con sensación de ahogo, taquicardia o nerviosismo, pero no son estos los únicos síntomas que puede presentar.

De espaldas al mundo: el trastorno de personalidad por evitación

A la mayoría de las personas no nos gusta que nos rechacen o que nos humillen. Nos gusta agradar y que nos aprecien. No obstante, al vivir en sociedad, hemos aprendido que no sólo no puede gustarse a todo el mundo, sino que incluso hay personas que te rechazan, critican o desprecian abiertamente.

 

Psicólogos en Valencia APAI

Plaça de l´Ajuntament, 8, 3, 46002 València
Teléfono: 963 94 47 95
Email: info@apai-psicologos.com

Gabinete de psicología en Valencia capital

 

Psicólogas Valencia

Somos cinco psicólogas, una nutricionista, una dietista y un coach.

Ocho mentes piensan mejor que una. Creemos en la sinergia de un gran equipo especializado. Pero, sobretodo, ya creemos en ti.

Llámanos
Como llegar