Se habla mucho de cómo pasar la cuarentena con niños y niñas, con sus horarios, sus manualidades, hacer deporte en familia…. ¿Pero qué hacemos con los adolescentes? ¿y si además nuestra relación no es buena? Este artículo, escrito por nuestra psicóloga Aroa, especializada en psicología para adolescentes, muestra algunos consejos sobre adolescentes para este periodo de cuarentena por coronavirus.

 

Conversar sobre el COVID-19

Para tenerlos de cara, a los adolescentes hay que explicarles la realidad del COVID-19. Saber que vuestra primera preocupación es mantenerlos a salvo porque los queréis les ayudará a entender mejor la situación y se opondrán menos a las reglas del confinamiento.  Es un tema que les atañe e interesa porque está determinando su vida social y personal en estos momentos. Echad mano de la paciencia:  para nosotros va a ser complicado, pero para ellos va a serlo más aun por el momento evolutivo que están pasando.

 

Discutir sobre Fake News

Pasar unas semanas en casa nos puede brindar oportunidades de aprendizaje como, por ejemplo, aprender a tratar la información que nos llega. ¿Qué noticias son reales? ¿Cuáles son bulos? Podemos enseñarles que la información que leen muchas veces no es real, hay que aprender a distinguirlas y contrastarlas con otras. Diariamente reciben muchísima información de diferentes plataformas que a veces ellos comparten sin más.  Esto les puede ayudar a ser más objetivos y más cuidadosos. Podemos pedirles ayuda preguntándoles su opinión sobre alguna noticia dudosa que nos ha llegado y debatir en familia.

 

Gestión de quejas

Las quejas van a llegar y seguro que intentan negociar. Verán que no se puede y no les va a gustar la idea, pero será una oportunidad para manejar la frustración.  Podemos darle la vuelta a la situación haciéndoles ver que son responsables del bienestar de los demás y reforzando la idea de que gracias a esto podremos ganar la batalla contra el virus. Que se sientan parte de la situación y que participen en los aplausos compartidos hará que adquieran conciencia social. Tal vez puedan compartir sus propios aplausos en redes.

Cómo negociar con ellos

Una vez concienciados, lo difícil va a ser mantenerlos fuera de la habitación y alejados de las pantallas. Aquí la negociación de las normas y los horarios sí es importante. Hablad, poned normas y hacedlos participes. Puede que tengáis que ser un poco más flexibles en esta situación de confinamiento, pero eso no quiere decir que no podáis poner normas y límites. Como padres y madres, tenéis que intentar no perder la compostura y estar tranquilos. Así ellos se adaptaran con más facilidad. Los adultos sois referentes de conducta para ellos, cuanto peor vivamos la situación, peor lo harán ellos.

Situación excepcional: reglas especiales

Esto no son vacaciones, por lo que tendréis que pactar un horario para que puedan estudiar y realizar las actividades que les van a ir llegando vía internet. Además tendrán que participar en las tareas del hogar. Después de todo eso podrán disfrutar del tiempo libre. Si este horario queda por escrito y firmado por todas las partes, mejor que mejor.

Un tiempo regalado en familia

Aún así tenemos que tener en cuenta que habrá momento de conflictos, de desánimo, de sensación de ansiedad… tanto para ellos como para vosotros.  Pero también se nos ha brindado la oportunidad de poder pasar tiempo en familia, de conocer las aficiones de nuestros adolescentes, series, música, revisar fotos antiguas de la familia, hablar… de conocer a nuestro hijo o a nuestra hija. Podemos acercarnos a ellos de una manera más relajada y funcional. Seguro que si les damos voz podrán proponer actividades conjuntas, ¿qué te gustaría hacer? siempre es una buena pregunta. Podemos ponernos en “sus zapatos”. No sabemos si vamos a tener más oportunidades como esta, y en nuestra mano queda aprovecharla. ¿Quién sabe si después de confinamiento la relación y la comunicación mejoran?

Trucos asertivos para hablar con ellos

Los adolescentes están más receptivos a nosotros cuando conectamos con ellos. Empezar y acabar la frase con empatía y agradecimiento suele ayudar a que escuchen mejor nuestro mensaje. Algo así como “entiendo que te sientas así, es difícil para ti estar lejos de tus amigos y sin poder salir; sin embargo, es importante que nos ayudes ahora a poner la mesa; gracias por colaborar, sabemos que son momentos duros”

 

¡Ánimo familias!

#YoMeQuedoEnCasa

¿Te gustan nuestros atículos?

Aroa Albert

Psicóloga infanto-juvenil en Valencia

Llámanos
Como llegar