cuando y cómo

Todos nos construimos como hombres y como mujeres desde el inicio hasta el final de la vida. Esta sexualidad crea diferencias para generar amor, afecto, atracción y deseo. Crear desigualdades por estas diferencias no es correcto, ya que estas diferencias son y serán siempre positivas.

Madres y padres como primera referencia en sexualidad

Los padres y las madres sois las primeras personas a las que van a acudir y a las que van a preguntar. Vuestra reacción y vuestras respuestas van a ser muy importantes, ya que pueden abrir o cerrar la comunicación. Os recomendamos que no os dejéis por contestar ninguna de sus preguntas (las respuestas tienen que estar adaptadas a su edad), y que habléis con naturalidad sobre temas como por qué les gusta tocarse, la forma en la que llegaron a la barriga de mamá o sobre los diferentes tipos de familias que existen. No dejéis esta responsabilidad en manos de internet, la información allí puede ser confusa o inadecuada.

CONOCE LAS ETAPAS DE DESARROLLO SEXUAL

 0-3 AÑOS

Esta etapa es la más importante, se llevan a cabo aprendizajes básicos y se establece el apego, el vínculo que se crea con las figuras familiares de referencia, habitualmente las madres y los padres. Estos van a ser las principales fuentes de edu­cación para los bebés,  siendo sus modelos de comportamiento y copiando su manera de explorar el mundo. Además, el tipo de apego asentará las bases de la forma de querer y ser querido, por tanto también del desarrollo emocional.

Se asigna el sexo social (niño o niña) en función de los genitales, empieza la educación sexuada (nos tratan de forma distinta según nuestro sexo social). Los genitales puede sentir placer, incluso es posible la respuestas de excitación.

4-7 AÑOS

 A partir de los 3 años los niños y las niñas adquieren la capacidad simbólica, por lo tanto su curiosidad por el mundo experimenta un crecimiento exponencial. Es la fase de los porqués y una etapa para asentar las bases de lo que será la sexualidad adulta: la gestión de emociones y sentimientos, la comunicación y la negociación, la interiorización de normas, etc.

Continua la educación sexuada, se interiorizan los roles de género y su representación mediante el juego simbólico. También muestran una gran curiosidad por los genitales, las diferencias corporales y de roles. Es habitual la exploración en nosotros y en los demás, por eso es importante establecer los primeros límites personales.

El enamoramiento platónico en esta etapa también es habitual.

7-13 AÑOS

 Durante la Educación Primaria se desarrollan los roles de género, la educación emocional y la consolidación de un vínculo de apego seguro entre familia e iguales.

Comienza el desarrollo de su pensamiento científico, incluyen las nuevas tecnologías en su aprendizaje y la curiosidad por lo menos conocido aumenta: el porno, las prácticas eróticas…  son habitualmente buscadas por internet. Puede aparecer la autoestimulación dirigida al placer.

Debemos recordar que los límites del propio cuerpo y de los demás deben estar ya bien definidos.

La vergüenza por hablar de sexualidad y de sexo es ya evidente. Es importante que tengáis cuidado con las reacciones si queréis mantener una comunicación abierta con vuestros hijos e hijas.

La educación sexuada continúa segregando actividades y empieza a ganar importancia la identidad de género

cómo educar en cada etapa

 

Os vamos a dar, también por etapas, algunas recomendaciones para poder educar en este aspecto de la mejor manera posible, respondiendo a las preguntas que nos soléis hacer en consulta.

Recordar que ignorar, alarmarse, evitar, incluso castigar este tipo de situaciones no va a ayudar a que la comunicación sea fluida, por lo que ellos y ellas elegirán otras maneras de buscar respuestas. La educación sexual es un área más de nuestra educación, tratémosla de la misma manera.

 

¿Es posible hacer educación sexual con niños y niñas tan pequeñas?

La educación sexual es inevitable, los silencios, las reacciones…  la respuesta es sí.

Cómo ya hemos comentado, en esta etapa se desarrolla el apego, y lo mejor para que el desarrollo sexual sea adecuado, es establecer un apego seguro. 

El apego seguro es la manera que utilizamos para relacionarnos. Es decir, las figuras de referencia (ma­dres-padres) y los bebés establecen una relación, un vínculo o una unión entre ambas partes basada en la confianza. Cosas como atender al niño/a, alimentarle y nutrirle, proporcionarle cariño, mantenerle sano y protegido, fomentarle la exploración, fomentar su autonomía, jugar con él/ella… serán indispensables para el desarrollo del resto de áreas. Incluida la sexual.

El vínculo del apego se establece en esta primera infancia, sobre todo a través de la comunicación afectiva, pero habrá que mantenerla durante toda la vida y adaptarlo a la edad, fomentando la confianza y la autonomía.

 

Desde que le he quitado el pañal está todo el día tocándose, ¿eso es malo?

 

Para nada, cuando los niños y las niñas ya no necesitan pañal, tiene acceso libre a sus genitales, por tanto exploran y se exploran. No se están masturbando, ni podemos interpretar la situación de manera adulta. Tenemos que normalizar esas situaciones y aprovechar para establecer los primeros límites, como por ejemplo, “cariño eso se hace en la habitación”. Además es adecuado empezar a nombrar los genitales con palabras adecuadas (vulva, pene), o parecidos.

No les regañéis diciéndoles “cochinos o cochinas” ni les apartaréis la mano.

 

He pillado a los niños enseñándose los genitales e intentando tocarlos ¿qué hacemos?

 

El interés por el cuerpo propio, se extiende a los demás, sean niños y niñas o adultos. Recordad que esto solo es curiosidad, no deseo. En estas ocasiones es también importante aprovechar para que conozcan los límites, decirles que eso no nos gusta y que no se puede tocar el cuerpo de nadie sin permiso.

Hay que estar atentos cuando hay una diferencia de edad y más aún si se trata de adultos, la prevención de los abusos sexuales empieza también a estas edades.

 

¿Porqué mis hijos no quieren dar besos?

 

Tenemos que respetar el derecho del niño y de la niña a dar besos o abrazos cuando quieran o cuando se sientan cómodos para hacerlo.  Asumamos que hay niños y niñas menos afectuosos y deben sentirse comprendidos también.

Podemos ofrecerles alternativas, que digan adiós para ser educados si no quieren dar besos, por ejemplo.

 

Seamos coherentes con lo que sentimos y dejémosles elegir

En esta etapa vamos a tener la oportunidad de desmontar mitos sobre las maneras de ser hombres o mujeres. No hay maneras correctas o incorrectas, cada persona se desarrolla de forma irrepetible. Frases como “los chicos y las chicas pueden jugar a lo que quieran”  o intentar no atribuir adjetivos, cualidades o errores a un sexo o a otro ayudarán a que los niños y las niñas vayan desmontando mitos como “los chicos no visten de rosa”.

Entender otras formas de ser hombre o mujer no es incompatible con la propia forma de serlo. Educar en el respeto es responsabilidad de todos.

¿Por qué mi amigo tiene dos mamás? ¿Qué respondemos?

Esta es una maravillosa oportunidad para hablarles de los distintos tipos de familia que existen, las diferentes formas de ser pareja. Lo principal, es reforzar la idea de que son los vínculos (quererse, mostrarse cariño, confiar) los que definen las rela­ciones de familia. Por tanto, existen muchas formas de ser familia: mo­noparentales, viudos/as, reconstituidas…todas son válidas y positivas.

¿Qué es hacer el amor? ¿De dónde vienen los niños y las niñas?

Que temor nos dan estas preguntas. Es importante que, si no sabéis que responder, aplacéis la respuesta explicándoles que vais a investigar y que les responderéis en breve. Así os mostraréis disponibles y dejaréis abierta la comunicación.

Una buena manera de responder es preguntándoles qué saben, o qué es lo que ellos creen. Dependien­do de la edad, de lo que ya sepa el niño/a y de lo que decidas contarle, se puede ser más o menos explícito. A algunas personas les basta con “papá y mamá hacen un bebé”, mientras otras, explican ya que “un óvulo/ una semilla de mamá se unió con un esperma/una semilla de papá”. En mu­chas ocasiones, tocará explicar también formas distintas de tener hijos/ as como la adopción o la reproducción asistida. Siempre es importante subrayar el peso de la decisión conjunta y el amor mutuo a la hora de formar una familia.

Para responderles qué es hacer el amor, lo mejor es que además de la función reproductiva, les expliquéis que es una forma de mostrarse amor cuando la pareja adulta se quiere y se respeta.

Recordad que es importante resaltar lo positivo de la diversidad para que se in­teriorice como valor desde la infancia. Ofrecer mensajes constructivos (elogios, felicitaciones, aprobaciones) y evitar la crítica y queja constan­te sobre ellas/os, nosotros/as o los demás.

En esta etapa ya tenemos que ser más claros y concisos con las explicaciones de dónde vienen los niños y las niñas. Durante la educación primaria les explicarán todo lo relativo a la reproducción, querrán detalles sobre las células y sobre la función de los genitales. Pero es importante también explicarles que este no es el único motivo para tener encuentros eróticos. Las personas tienen relaciones para disfrutar, para comunicar, para cuidarse y respetarse. Las relaciones eróticas parten del amor y del deseo mutuo y las experimentarán cuando sean mayores, siendo siempre una decisión de ambos/as, una forma de ac­tuar libre de presiones y obligaciones.

 Si hemos hablado ya de sexualidad con ellos, el camino va a ser mucho más fácil, si no ha sido así, hay que empezar cuanto antes.  Aprovechad sus preguntas y su curiosidad.

 

¿Cuándo me va a bajar la regla? No quiero que me salga pelo…

 

Vamos a tener que prepararlos para los cambios que van a llegar con la adolescencia. Cambios físicos, a diferentes ritmos y mucha diversidad es lo que les espera. Además hay que explicarles que sus emociones, su manera de pensar y de entender el mundo va a cambiar. Todo será más intenso y van a haber conflictos, sobre todo con los padres y las madres.

Es en esta etapa podemos empezar a negociar normas y límites, haciéndolos partícipes.

Explícales que estos cambios forman parte de su desarrollo y del de todos, hay que tratarlos con naturalidad.

 

¿Qué es masturbarse? ¿Qué es una paja?

 

Van a ser preguntas que pueden empezar a surgir. Podemos sorprenderlos utilizando estas palabras de manera despectiva y seguramente sin saber muy bien que significan. Algo básico suele ser explicarles que hay muchas formas de “hacer el amor” y que todas las prácticas pueden ser placenteras si son deseadas y decididas. Podemos explicarles que “una paja” es una forma de llamar a la masturbación: masturbarse es tocarse los ge­nitales para sentir placer y pasárselo bien. Lo hacen los chicos y las chicas, sobre todo cuando son mayores. Pero no es obligatorio, hay gente que decide hacerlo y gente que no.

Sabemos que estas   preguntas son difíciles de contestar, recordad que si creéis que no es el momento de hablar o no os veis  preparados, podéis pedirles tiempo para buscar más información y respuestas. Lo más importante es contestar con tranquilidad, nunca riñendo o quitando importancia.

 

¿Qué pasa si me la encuentro masturbándose en la habitación? ¿Y si suben fotos a Instagram “poco adecuadas”? 

 

Tenemos que ver estas situaciones como oportunidades para hablar sobre su curiosidad y transmitirles que eso es una conducta normal a su edad para que no se sientan culpables.

Hablar sobre qué significa el porno, los riesgos de compartir fotos en redes, el uso del cuerpo en la publicidad, anticonceptivos, enfermedades de transmisión sexual… Facilitad todas estas respuestas y buscar material que pueda ser complementario a vuestras palabras.

 

La sexualidad es un área más de nuestra vida, y no se debe vivir como negativa. Educar en el respeto a la diversidad y hablar con tranquilidad y naturalidad puede ayudarles mucho a entender y a entenderse.

¡No dejes que aprendan solos!

Buscad información y ayuda de los profesionales si la necesitáis. Vuestros hijos e hijas se merecen una educación integral.

 

Os recomendamos esta guía para ampliar información:

https://escuela.savethechildren.es/system/files/files/course/guide/respuestas_faciles_a_preguntas_dificiles_0.pdf

.

¿Te gustan nuestros atículos?

Aroa Albert

Psicóloga infanto-juvenil en Valencia

Llámanos
Como llegar