FAMILIA Y PAREJA
27 de febrero de 2020

Sería maravilloso que pudiéramos tener la mezcla exacta que garantizara la felicidad en una relación de pareja, la cantidad perfecta que lograra el equilibrio para mantenerla viva. Pero, ¿eso es posible?

¿Por qué nos enamoramos? Los sentimientos no se pueden forzar

Los sentimientos aparecen un buen día, liberando en nosotros las maravillosas oxitocina, serotonina y dopamina, y logrando que el olor de esa persona, su sonrisa, su mirada o su compañía, compongan momentos maravillosos que no nos cansamos de experimentar. Los sentimientos despiertan y tenemos que saber alimentarlos para que permanezcan en nosotros el máximo tiempo posible, o al menos, para que mientras perduren sean sinceros, respetuosos con ambas partes y llenen de felicidad el tiempo compartido junto a la pareja.

 

Pero sí se pueden alimentar

Pero… ¿cómo alimentar esos sentimientos? Os indicamos a continuación las bases que ayudarán a mejorar vuestra relación.

El respeto

Su ausencia implica el mayor indicativo de desgaste en la pareja. Respetamos cuando escuchamos sus necesidades, cuando aceptamos la individualidad y por tanto su espacio personal y por supuesto, cuando no humillamos ni degradamos con insultos o desprecios.

La comunicación asertiva

Base fundamental para empezar a entenderse en cualquier tipo de relación. La comunicación asertiva implica decir lo que sientes, opinas o necesitas sin dañarte a ti ni dañar al otro. Es el comienzo para poder negociar o llegar a acuerdos alejándote así de malos entendidos por suposiciones subjetivas. Muchas parejas creen que por hablar ya se están comunicando, pero ¿te comunicas adecuadamente con tu pareja?

La confianza

Este componente implica que la pareja querrá estar nosotros hasta que los hechos objetivos o sus propias palabras demuestren lo contrario. Relájate y disfruta de la relación, no inviertas el tiempo en desconfiar o sentirte inseguro/a constantemente por si los sentimientos de mi pareja cambian.

La intimidad

Sentirte deseado/a, demostrar cariño, ternura y ganas de cuidar al otro. La vida sexual puede atravesar diferentes fases según el ciclo vital en el que te encuentres. Es importante ser conscientes que la intimidad llega más allá del acto sexual en sí. Invierte tiempo en seducirle, las miradas y el lenguaje no verbal puede ser tu aliado para potenciar este componente.

La amistad

Tiempo compartido, el humor, la complicidad, intereses comunes y proyectos de futuro. Lejos del mito sobre la atracción de los polos opuestos, la realidad en las consultas de terapia de pareja nos dice que, sin puntos en común, es difícil que la relación perdure en el tiempo. Por tanto, ni totalmente sincronizados ni totalmente opuestos, pero sí tener ciertos intereses y puntos en común.

La aceptación

Quererle tal y como es, si pretendo que cambie todas aquellas cosas que no encajan conmigo, igual es que directamente no es la persona adecuada para mí. No se trata de trabajar para encajar en el ideal que tiene tu pareja, si no de ser tal cual eres y que sea así como te quiera. De manera que, si hay que cambiar que sea porque uno mismo lo considere y no porque a otra persona le gustaría que fueras diferente.

La lealtad

Cada pareja llega a sus propios acuerdos, la fidelidad puede ser un componente imprescindible en tu relación o igual prefieres acordar una relación abierta donde la sinceridad de tus juegos y relaciones sea tu base. Cualquier forma que ambos decidáis será correcta mientras se respeten los acuerdos y compromisos. Por lo que, si la lealtad falla, la pareja fluctuará en un continuo sentimiento de inseguridad que acabará por disgregarla.

La sinceridad

Algunas parejas prefieren no saber, que asumir la realidad de ciertas situaciones. No obstante, intenta dentro de lo posible evitar el autoengaño. Igual habéis pactado no hablar de ciertos temas, pero no pierdas la sinceridad contigo mismo/a auto justificándote acciones o sentimientos que verdaderamente no piensas o sientes.

La paciencia

No llegar a comprender que la otra persona no va a reaccionar siempre igual que lo haría yo o que en ocasiones no será capaz de ver todas obviedades que yo considere, puede provocar reacciones impulsivas y terminar en un conflicto. Valora las razones u opiniones del otro con tranquilidad y flexibilidad antes de juzgar y sentenciar.

¿Cuál es la receta perfecta para la felicidad en pareja?

No se puede asegurar que el 4% de fidelidad + 10% complicidad + 25% de comunicación + 10% cariño + 20% de sinceridad + 20% de respeto + 11% de deseo = logren el 100% de la felicidad en una relación. Cada pareja será la encargada de plantear sus propios porcentajes pero combinados, estos son los elementos que favorecen el bienestar en la relación.

No obstante, si al poner en marcha los consejos propuestos a lo largo del artículo encontráis dificultades, un terapeuta de pareja puede ayudarte a gestionarlas para volver a sentar las bases de una relación acorde a tus necesidades.

¿Te gustan nuestros artículos?

 

 

Eva Monteagudo

Psicóloga de adultos y parejas

También te puede interesar

Pareja en casa: ideas para prevenir el conflicto

¡24 horas juntos! Muchas parejas temen que esta reclusión forzosa lleve al límite su relación.Un reto para todas las parejas, especialmente para las que vienen arrastrando desavenencias últimamente. La tensión e incertidumbre que provoca un periodo de cuarentena como...

Reflexiones sobre la terapia de pareja

El enfoque tradicional de los psicólogos se centraba, en muchos casos, en el cambio. Eliminar los síntomas de ansiedad; corregir los pensamientos irracionales; cambiar las conductas inhibidas o dominantes; y así un largo etcétera. Los psicólogos detectábamos aquello que no andaba bien en la vida de las personas y, con las herramientas terapéuticas psicológicas que teníamos, que eran muchas, nos poníamos manos a la obra para cambiarlo.

Cómo independizarse de las imposiciones familiares

¿Lo que dicen nuestros padres va a misa? Nuestros progenitores, aún en nuestra edad adulta, pueden seguir ejerciendo una autoridad moral que rige algunas de nuestras acciones.     Cuando éramos niños, nuestra inmadurez evolutiva necesitaba de una guía clara...

Llámanos
Como llegar