LA PÉRDIDA DE UN HIJO

Perder a un hijo, antes o después de nacer. Para esto, nadie te prepara. Como eres una persona única, como las ilusiones y expectativas hacia ese bebé eran especiales y únicas para ti, el proceso de tu duelo también lo será.

PROCESO DEL DUELO

Los psicólogos consideramos que el duelo es la reacción de adaptación que nuestro interior realiza ante la pérdida de algo o alguien importante vinculado con nosotros. Ante la muerte de una persona querida, muchas personas sienten tristeza, pérdida de peso, dificultades para dormir, etc…, es decir, síntomas parecidos a los de una depresión mayor pero que están insertos dentro del proceso de decir adiós.

Como este proceso de decir adiós, este duelo, le ocurre a una persona que es única, que tiene sus experiencias y personalidad previas, que tenía unas expectativas particulares hacia la relación con ese ser vivo, despedirse no puede ser igual para todos. Como psicólogos observamos lo diferentes que somos los seres humanos a la hora de transitar por los retos que nos depara la vida.

Sin embargo, existe una amplia lista de manifestaciones del duelo, a nivel físico, emocional, conductual, cognitivo y espiritual, entre las que suelen moverse las personas que han perdido a alguien.

DUELO POR PERDER UN BEBÉ NO NACIDO O RECIÉN NACIDO

Los papás que han perdido a un hijo durante el embarazo, en el proceso de alumbramiento o durante el año posterior a nacer, suelen sufrir este proceso de duelo en la intimidad. Familiares y amigos, a menudo callan por no saber qué decir, por miedo a causar más dolor. Es una situación en la que experimentamos falta de referentes y falta de marco en el que movernos. En ocasiones nos encontramos que el primer desahogo intenso, extenso y desinhibido lo realizan los papás y mamás con un psicólogo.

Kowalski, y las líneas recientes de investigación, apuntan hacia que el duelo perinatal posee rasgos especiales dentro de los duelos. El duelo perinatal supone múltiples pérdidas para los progenitores: la pérdida del hijo proyectado, la pérdida de aspectos de sí mismo como padre o madre, la pérdida de la vivencia soñada de un momento de merecidos regalos y atenciones, la pérdida de una etapa de la vida, la pérdida de un sueño y una creación.

EL DUELO EN ABORTOS VOLUNTARIOS

Como psicólogos nos interesa señalar que, en algunas ocasiones, un aborto voluntario también puede desencadenar una reacción de duelo. Las mamás y papás que han decidido interrumpir voluntariamente un embarazo no están exentos de pasar un proceso de duelo. Desgraciadamente, en ocasiones, no son comprendidos por su entorno.

Los duelos perinatales pueden resolverse naturalmente con el proceso interno de los afectados, aunque en determinados casos pueden complicarse en trastornos psicológicos, si sus síntomas de mantienen pasado un tiempo. Los trastornos más frecuentes que observamos los psicólogos cuando un duelo perinatal se complica con trastornos de ansiedad, trastornos depresivos y trastorno de estrés postraumático.

Si te interesa conocer más sobre el fenónemos de duelo, puedes acceder a las sección informativa de nuestra web de psicólogos.

Llámanos
Como llegar