La mente errante: cuando la mente deambula sin hacernos caso

Es posible que, cuando no estés ocupado o estés realizando tareas rutinarias, tu cerebro salte de un pensamiento a otro. Es lo que se conoce como mente errante. Conoce más sobre estas distracciones de tu cabeza.

¿Qué es la mente errante?

¿Sabías que el 47% del tiempo nuestra mente pone el piloto automático y se dedica a vagabundear de un pensamiento a otro? Es lo que llamamos mente errante o red neuronal por defecto.

 

 

¿Cómo entender la mente errante o red neuronal por defecto?

Seguramente te habrá pasado, sobre todo en momentos en los que alguna fuente de estrés está presente en tu vida: la cabeza se pone a dar tumbos de una inquietud a otra y enlaza caprichosa pasado, presente y futuro sin hacerte el menor caso.

Atención focalizada

Hay momento en los que te concentras en una tarea y tus recursos mentales están completamente dirigidos a ella. Imagínate que estás leyendo una receta de cocina y siguiendo sus pasos para elaborar un plato. En ese momento regiones muy específicas de tu cerebro se están activando para no meter la pata con las medidas y para que no se te queme el sofrito.

Red neuronal por defecto

Pero, cuando el cerebro queda liberado de estas tareas que exigen concentración y se pone a hacer cosas más automáticas -como fregar lo que has usado o darte una ducha-la mente relaja la atención focalizada y enciende otras zonas del cerebro a las que podemos llamar red neuronal por defecto. Esta red se activa muy rápidamente y nos saca del aquí y del ahora para pensar en otros temas, como que hay que presentar un informe de trabajo el próximo viernes o que falta detergente para la lavadora

¿Qué beneficios tiene la mente errante?

Esta red neuronal por defecto es de gran ayuda. Promueve que distintas regiones del cerebro colaboren entre sí de modo automático para darte soluciones a problemas cotidianos. Es como si tu mente tuviera vida propia cuando estás descansando de tareas conscientes y la aprovechara para adelantar trabajo y proponerte soluciones o avisarte de tareas para que no se te olviden.

¿Afecta la mente errante a las emociones?

El problema está en que la mente errante no sólo vagabundea por ensoñaciones creativas, sino que parece tener una fijación especial por pensamientos inquietantes y recuerdos difíciles: problemas, inquietudes, metidas de pata, desastres que pueden pasar… Y estos contenidos tiñen nuestro tono emocional de modo doloroso, sacándonos, muchas veces, del momento presente.

 

¿Qué hacer con la mente errante?

Si, en un momento determinado, queremos salir del modo por defecto, ¿qué podemos hacer? Como psicólogos sabemos que las luchas encarnizadas con los pensamientos incómodos no funcionan: generan resistencias y efecto rebote. Hoy sabemos que las técnicas de mindfulness pueden ayudarnos de una forma más eficaz y respetuosa.

·       No luches contra la mente dispersa

El paso previo para todo cambio no es el rechazo sino la aceptación. A muchas personas esta afirmación les parece paradójica pero lo cierto es que no se puede eliminar algo de lo que se rechaza su existencia, ¿verdad? Para poder gestionar cualquier cosa lo primero es aceptar su realidad. Bien, para relacionarte de otro modo con los contenidos de tu mente lo primero es aceptar que hayan surgido, aceptar que estén ahí, aceptar también que en el fondo están haciendo su trabajo y creyendo que te ayudan. Desde ahí es mucho más fácil ponerse manos a la obra.

·       Conéctate con el aquí y ahora meditando

Una vez que has dejado de juzgar o criticar a esos pensamientos puedes enfocar parte de tu atención hacia algo que esté ocurriendo aquí y ahora: una sensación en la planta del pie, el sonido de un camión que se aleja, el olor a café, la textura del pantalón vaquero bajo tu mano, el sabor de la saliva en tu boca… Este pequeño ejercicio te ayudará a salir de la mente errante… aunque en pocos segundos probablemente volverás a ella: no pasa nada, aceptamos que así es como funciona nuestra mente y con cariño y respeto hacia nosotros mismos volvemos hacia nuestra respiración, al contacto de nuestra espalda con la silla, al olor a humedad… o a lo que sea que esté presente en ese momento.

·       Haz actividades cotidianas con conciencia plena

Sentarse a meditar es una iniciativa muy recomendable, pero también puedes hacer cualquier actividad cotidiana con mindfulness: caminar, limpiar, lavarte los dientes, comer… Conectar aunque sea brevemente con los cinco sentidos con esa actividad es muy interesante.

¿Cómo funciona la mente errante cuando tenemos problemas de ansiedad?

 

La red neuronal por defecto puede no funcionar con eficacia cuando hay un trastorno de ansiedad. En los trastornos de ansiedad, nuestro sistema de amenaza se ha quedado, de algún modo, enganchado y no se desactiva aunque desaparezca la fuente de peligro.

Por lo tanto, cuando la persona con ansiedad intenta realizar tareas de su día a día, esta red neuronal estará demasiado activa y le interrumpirá todo el rato trayendo al primer plano todos los posibles problemas o peligros que puedan rondar por el entorno: a ver si me da la taquicardia otra vez, a ver si se ríen de mí, a ver si no me sale bien, a ver si me pongo enfermo, etc… De nuevo, el tratamiento para la ansiedad puede beneficiarse del entrenamiento en mindfulness, entre otras muchas técnicas psicológicas.

 

¿Tiene algo que ver la mente errante con los problemas de atención del TDAH?

 

El modo en que la atención focalizada y la red neuronal por defecto se combinan para mejorar nuestra experiencia va cambiando a lo largo de los años. Cuando somos adultos sin problemas de ansiedad o depresión, suelen funcionar alternativamente, es decir, cuando ya hemos acabado una tarea que exige atención consciente, se enciende la red neuronal por defecto. Pero en personas con problemas de atención como el TDAH, personas deprimidas o ansiosas y también en general en niños, el modo neuronal por defecto a menudo se enciende aun cuando estamos intentando realizar una tarea de atención focalizada, provocando problemas de concentración.

¿Te gustan nuestros artículos?

Mª José Miguel Quilis

Psicóloga de adultos en Valencia

Directora Apai Psicólogos

También te puede interesar

¿Cómo evitar una depresión?

La mitad de las personas que atraviesan una depresión, no volverá a sufrirla en un futuro. Pero el otro 50% probablemente repetirá una segunda depresión. Y de ese porcentaje, un gran número de personas tendrán una tercera recaída.

¿Qué tipos de ansiedad existen?

Si salimos a la calle y preguntamos, al azar, a las personas que circulan por ella, si alguna vez han tenido ansiedad, seguramente una gran mayoría nos responderán afirmativamente. Esto es así porque la ansiedad, como cualquier otra emoción de las comúnmente etiquetadas como negativas, es un patrimonio humano universal. Pero no todas son iguales, existen diversos tipos de ansiedad.

 

Psicólogos en Valencia APAI

Plaça de l´Ajuntament, 8, 3, 46002 València
Teléfono: 963 94 47 95
Email: info@apai-psicologos.com

Gabinete de psicología en Valencia capital

 

Psicólogas Valencia

Somos cinco psicólogas, una nutricionista, una dietista y un coach.

Ocho mentes piensan mejor que una. Creemos en la sinergia de un gran equipo especializado. Pero, sobretodo, ya creemos en ti.

Llámanos
Como llegar